Ya son 2.235 los empleados y contratados del Municipio.

Hay 1.594 trabajadores en las áreas oficiales; otros 437 están en las fundaciones y 204 en el Emos. Jure sumó 90 personas a las que había en la gestión Rins.
Con un déficit de 1.400.000 pesos por mes, el Municipio vive tiempos de ajuste. Entre otras medidas, el intendente Juan Jure ha asegurado que achicará la planta política; es decir, que eliminará contratos para tratar de equilibrar las cuentas. Pero, ¿cuántos empleados tiene el Municipio? ¿Cuánto cuestan?

Según los datos que aparecieron en el Boletín Oficial 114, publicado el 4 de febrero, los trabajadores que están en la órbita municipal son, en total, 1.594. Entre ellos, 1.286 empleados son de planta permanente, 111 son funcionarios y coordinadores y 87 están por contrato. Otras 110 personas están catalogadas como “personal de gabinete”; es decir, trabajan para los secretarios y subsecretarios del intendente.

Sin embargo, eso no es todo. Durante la intendencia de Benigno Rins se crearon una serie de fundaciones que, si bien tienen relación, no forman parte de la estructura administrativa oficial. Son entidades que se abastecen con fondos de la Municipalidad pero tienen independencia funcional. Sus empleados no se cuentan en la planta de personal, ni permanente ni contratada, pero sus sueldos salen del Palacio de Mójica. La dimensión de esas estructuras era, hasta hoy, una incógnita. Cuando se suman sus empleados y los del Emos, la nómina de personal llega, en total, a 2.235 personas.

Según la información que el gobierno elaboró a pedido de este diario, hay 437 empleados en la Fundación por la Cultura, el PERC, la Fundación Kowalk, la Fundación Social y Fundemur. Es decir, se han convertido, casi, en un Municipio paralelo.

En total, el costo en personal previsto para este año se ubica en los 102,1 millones de pesos si se consideran todos los sueldos que paga el Estado, tanto los oficiales como los de las fundaciones.

Según un documento elaborado por la Coalición Cívica, en 2009, después de que se dijera durante años que el Municipio riocuartense gasta apenas el 34 por ciento de su presupuesto en sueldos, la partida de personal se llevará el 52,16 por ciento de los fondos. Esas cifras caducarán dentro de poco, cuando el gremio comience a reclamar las subas salariales que están pidiendo todos los sindicatos del país. Por lo tanto, será aún más acotado el margen de maniobra que tendrá el intendente Juan Jure para hacer obras o iniciar otros proyectos.

Hasta el año pasado, la Municipalidad gastaba 3,7 millones de pesos en sueldos. Pero, en febrero y marzo de 2008, el gobierno de Rins organizó concursos municipales y 740 personas pasaron a planta permanente. Como consecuencia, el gasto en personal pasó a 5,2 millones de pesos mensuales. Además, hay que contar los salarios de las fundaciones y del Emos. Con los concursos, el ente municipal de obras sanitarias pasó a tener 199 empleados estables y 5 locaciones de servicios.

La existencia de las fundaciones es la manera que han tenido el gobierno anterior y el actual para evitar la letra de la ordenanza que fijó el organigrama municipal. Según esa norma, el Estado no podría tener más de 1.300 empleados. Podría funcionar perfectamente con esa cifra, según establecieron la Secretaría de Gobierno y el Concejo Deliberante durante la gestión anterior. Por eso se hicieron los concursos: para blanquear a quienes estaban en negro y para evitar -en teoría- que el Municipio se usara como un botín de los partidos políticos.

Sin embargo, los cargos que antes se creaban sin estabilidad en las áreas del gobierno ahora se generan en las fundaciones. Por eso, la cifra trepa hasta las 2.235 personas que cobran un sueldo con fondos estatales. Pero incluso los concursos se habían usado políticamente: el mecanismo que se puso en marcha hacía que fuera imposible ganarles a quienes ya estaban contratados.

¿Hacen falta tantos empleados? Si se sigue al pie de la letra la ordenanza que puso en marcha los concursos, entonces, la cantidad de empleados está sobredimensionada y el gasto de 102,1 millones de pesos es excesivo.

Mañana, el intendente Juan Jure dará el discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante. Según manifiestan sus allegados, anunciará un fuerte recorte de gastos que apuntará a reducir en un 30 por ciento los costos operativos.

En cuanto al personal, sólo se eliminarían 55 cargos de la categoría “personal de gabinete”. El resto, tanto contratados como empleados de las fundaciones, seguiría igual.

Según el análisis comparativo que tiene el gobierno, la gestión de Juan Jure ha incorporado 90 personas más que las que tuvo Rins hasta el 2 de julio del año pasado. Y el Concejo Deliberante aumentó en 9 el número de contratados.

El gasto en personal sigue creciendo, aún en épocas de vacas flacas.

Comentá la nota