En 2010 las tasas municipales serán un 25 por ciento más caras

La Fiscal y Tarifaria se aprobó con modificaciones

Aunque la asamblea de concejales y mayores contribuyentes introdujo cambios al proyecto, quedaron intactos los incrementos del 25 por ciento para las tasas de ABL y Servicios Sanitarios.

La reunión en la planta alta del Palacio Municipal terminó en un pequeño escándalo, cuando justo antes de la votación 14 ediles y mayores contribuyentes se fueron del recinto, que terminó con un vidrio roto en medio de las exclamaciones de descontento.

Anoche fue aprobada la ordenanza Fiscal y Tarifaria que regirá en el ejercicio 2010. Lo más notorio tiene que ver con el incremento del 25 por ciento que registrarán las tasas de mayor impacto domiciliario: las de ABL y Servicios Sanitarios. Aunque el proyecto del Ejecutivo recibió una serie de modificaciones, esos artículos quedaron intactos. Después de no tener éxito al proponer que la asamblea pasara a un cuarto intermedio de 8 días, la oposición no participó de la votación.

En líneas generales, el proyecto de Ordenanza Fiscal y Tarifaria que había elevado el Departamento Ejecutivo proponía incrementos del 25 por ciento en las tasas de ABL y Servicios Sanitarios, y una media del 20 por ciento para la gran mayoría del resto de las tasas y derechos.

Pero a instancias de un despacho que se presentó en el recinto –firmado por 12 concejales, entre ellos los 8 justicialistas- la asamblea introdujo algunas modificaciones. Sin embargo, no fueron sobre los ítems que más expectativa generaban, como las tasas de impacto domiciliario o algunos gravámenes sobre los sectores de la industria y el comercio.

Sí hubo una morigeración en algunos ítems, como es el caso de la estadía en el corralón municipal de los vehículos secuestrados por faltas de tránsito. En el proyecto del Ejecutivo se proponía un incremento del 20 por ciento, pero el despacho que lo modificó dejó inalterado el valor actual.

Entre esas modificaciones, quizá la más importante –por novedosa, o acaso por polémica- tiene que ver con la creación de un nuevo impuesto, el "Derecho de Implementación y Mantenimiento del Proyecto de Protección y Vigilancia Ciudadana". El nuevo aporte que deberán hacer los contribuyentes –que será de un peso por mes y se pagará junto con el ABL- tiene que ver con el mantenimiento del sistema de vigilancia con cámaras de video, que ya se puso en funcionamiento en algunos contados puntos de la ciudad.

Además de los argumentos en contra de los aumentos, los de la oposición criticaron la presentación de un despacho de último momento que obligó a concejales y mayores contribuyentes a analizar una nueva propuesta "sin el tiempo necesario para ello".

De hecho, cuando Jimena Viviani, presidenta del bloque justicialista, tuvo que leer las 17 páginas del despacho, precisó 40 minutos para hacerlo.

Sin opositores

El concejal opositor Andrés Quinteros solicitó entonces pasar a un cuarto intermedio de 8 días, pero su moción fue rechazada por mayoría. Fue entonces que los de la oposición, junto a un puñado de mayores contribuyentes se levantaron intempestivamente de sus bancas y abandonaron el recinto, entre las exclamaciones de un grupo de vecinos que presenciaron la sesión y manifestaron su descontento con los nuevos aumentos propuestos.

Quienes abandonaron sus bancas fueron los concejales Quinteros, Danilo Petroni, Jaquelina Broin, Jorgelina Glorio, Fabián Gigli, Eduardo Morello y Alicia Delaude, y los mayores contribuyentes Carlos Fernández, Sergio Gigli, Ricardo Mazzolini, Rubén Staniscia, José Luis Monti, Aníbal Romero y Carlos Cámpora.

Fue una salida ruidosa, con gritos y algún insulto. Y la tensa situación terminó de explotar cuando uno de los vidrios del recinto de sesiones fue roto por alguno de los manifestantes. Un puñado de efectivos policiales debió intervenir para que la cuestión no pasara a mayores, mientras lo que quedaba de la asamblea seguía sesionando.

El proyecto (con las modificaciones propuestas), quedó aprobado luego por unanimidad, en una votación en la que participaron los 26 concejales y mayores contribuyentes que permanecieron en el recinto. En realidad, fueron 25 votos afirmativos y la abstención del concejal Antonio Cicchese.

Comentá la nota