"En 2010 Cobos va a tener que desempatar varias votaciones en el Senado"

Ernesto Sanz se prepara para lo que considera una nueva etapa. Desde su flamante cargo del Comité Nacional de la UCR. y de su renovada banca de senador nacional, asegura que en estos dos años que restan hasta las presidenciales, se va a abocar a la construcción de un modelo de país, para que la gente en el 2011 cuando vaya a las urnas no se encuentre con la foto del 2003 donde todo era peronismo dividido en dos o tres partes o la foto del 2007 donde había un peronismo hegemónico.
En díalogo con Ambito Financiero y Ambito.com, el líder radical asegura: No veo ninguna oposición viable como alternativa de gobierno en 2011 con el radicalismo afuera. Y como adelantando el futuro afirma que el radicalismo tiene una tercera oportunidad luego de dos fracasos, haciendo referencia a los mandatos interrumpidos antes de tiempo de Alfonsín y De la Rúa.

Periodista.: Ya asumió la presidencia del radicalismo, ¿será distinto el estilo al de Gerardo Morales al que le tocó una época difícil para conducir?

Ernesto Sanz: Más que un cambio de estilos, obvio que con Gerardo somos distintos, creo que hay un cambio de etapa. La etapa que dejamos atrás es la que nosotros denominamos la resistencia donde venían con un embate muy fuerte del Kirchnerismo y no sólo con la intención de cooptarnos, sino con la idea de hacernos desaparecer. Porque Kirchner sabía que con un radicalismo golpeado, machucado se alejaba la posibilidad concreta de crear la mejor alternativa republicana, por eso siempre nos quiso hacer desaparecer del mapa. Allí aparece una bisagra en nuestro partido como fue la Convención Nacional del 2006 en Rosario. Asume Morales y el partido se constituye como oposición, con la fuerte intención de ser el eje alternativo al poder kirchnerista con otros actores sociales y políticos. Bueno esa etapa es la que le tocó a Gerardo Morales que todavía, cuando uno ve el episodio de Colombi, parece como que la resistencia no está terminada. Pero más allá de ese episodio o anécdota que nos acompañará hasta que Kirchner deje el poder porque tiene que ver con la devaluación del sistema federal, hay una nueva etapa, diferente, de acá al 2011, en la que estamos entrando y es la etapa de la construcción. Construcción de un modelo alternativo al de poder que ejerce el kirchnerismo, de un modelo de país, porque hoy no estamos dentro de un modelo de país, estamos sometidos a un modelo de poder, algo totalmente diferente.

P.: ¿Cree que en su proyecto para 2011 pueden quedar dirigentes del radicalismo en el camino?

E.S.: Aspiro a que no, pero no podemos retener a alguien que no quiera permanecer en este espacio. Creo que en esto tiene que haber una gran cuota de madurez en toda la clase política. Si algún actor político hoy cree que tiene espalda para desoir el reclamo de la gente de encontrar denominadores comunes entre los que pensamos las mismas cosas para hacerle frente a este modelo de poder, bueno que lo haga, pero después que se vaya. Puede ser Binner, Cobos, Carrió o quién sea. Nosotros creemos que hoy la sociedad está demandando mucha grandeza, madurez y compromiso de construir un proyecto común, frente a eso yo recuerdo siempre las palabras de los chilenos amigos cuando se les preguntaba cómo había nacido la concertación allí hace más de 20 años y lo dijo Luis Maira actual embajador en Argentina: Nuestros límites son las diferencias. Frase magnífica. El dirigente que no entienda esto, corre el riesgo de seguir teniendo una exposición mediática personal, alguna presencia individual pero, va a traicionar sin ninguna duda un reclamo popular. Tengo claro que esto tiene que ver con un cambio de cultura política.

P.: ¿Usted habla de una cuestión cultural, ¿cree que en dos años puede revertirse?

E.S.: Bueno pero lo peor sería no iniciar esa batalla. A ver, yo podría decirles he asumido la presidencia del Comité nacional del Radicalismo para darle batalla a los Kirchner a la vuelta de la esquina y nadie se asombraría porque esa es la práctica cotidiana en la Argentina. Pero de esa batalla diaria se van a encargar los bloques, el Partido Radical estará abocado a ser una alternativa de gobierno seria, pilar de propuestas, de proyectos, para de acá a dos años competir por el gobierno. Argentina se quedó sin proyecto de país, qué es un proyecto de país: políticas de estado que involucren a las mayorías que excedan la coyuntura. Kirchner lo planteó en el discurso del 25 de mayo del 2003 y al otro día qué pasó, se sentó en la casa de gobierno y comenzó a construir un modelo de poder que sé auto alimenta y que como modelo de poder se va a autodestruir, porque tiene un límite.

P.: Los dos años de mandato al frente del Comité Nacional coincidirán con los dos últimos años de Cristina de Kirchner. ¿Cómo van a tener que trabajar ustedes en ese periodo?

E.S.: En términos políticos este gobierno rompió su cordón umbilical, su vínculo elemental de confianza que debe tener cualquier proyecto con la sociedad, en eso contexto esto comenzó con el conflicto del campo, se consolidó con el resultado del 28 de junio y no creo que se vuelva a recomponer, hay un núcleo duro de ciudadanos que no los va a votar nunca más. En ese esquema vamos a llegar al 2011, en un esquema de alta conflictividad social con un gobierno que va a querer conservar los resortes de poder administrativos y manejar la caja y la discrecionalidad que son los dos mecanismos que la han permitido gobernar y avanzar en sus proyectos. Pero en términos políticos la pelota no va a estar del lado del gobierno sino que estará del lado de la oposición, ya no va a ser importante qué dice o qué hace el gobierno, sino qué hace la oposición para construir otra alternativa. En términos de gobernanza, de la cosa pública, económica, este gobierno va a sembrar el campo de minas para que exploten todas en 2011 y en caso de que continúen, ellos mismos van a intentar desactivarlas. Las tarifas hay que resolverlas en estos dos años, los subsidios, la competitividad de la economía, la relación fiscal con las provincias hay que resolverlas en estos dos años, sino le van a explotar al próximo gobierno.

P.:¿Cree que al gobierno le pueden llegar a explotar alguna de estos problemas en estos dos años?

E.S.: Como ellos mismos las crearon, mientras tengan algo de plata y discrecionalidad lo van a tratar de manejar. Fijate que se han reservado por dos años más el mismo esquema tributario que venían utilizando: impuesto al cheque, ley de emergencia, prórroga de la discrecionalidad. Se aseguró el mismo escenario que han venido utilizando hasta acá. Hay un límite que es la marcha de la economía real y con el condimento que estamos saliendo de la crisis internacional y la Argentina no tuvo ni siquiera coletazos; los commodities van a recuperarse y habrá mayor recaudación, por lo tanto el esquema de plata los va a acompañar en estos dos años. No creo que estas minas le exploten tan fuerte, aunque hay algunas que ya no se pueden sostener.

P: Usted decía que el radicalismo es garantía de gobernabilidad, ¿cree que de acuerdo a cómo se muestren en estos dos años les servirá para imponerse en 2011 como la alternativa de gobierno?

E.S.: No veo ninguna oposición viable como alternativa de gobierno en 2011 que no sea o no esté imbuida de radicalismo. O sea no veo a ningún proyecto opositor con el radicalismo afuera. También es cierto que no lo veo al radicalismo como única expresión de esa alternativa. A nosotros nos falta mucho para ser aquel radicalismo de hace 20 años atrás. Debemos ser el eje convocante para que el Acuerdo Cívico y Social crezca, se consolide, se profundice y a eso agregarle otros actores sociales para darle garantía de gobernabilidad. No llegar al gobierno la noche que jura el presidente, mirarnos las caras y decir ahora qué hacemos. Por eso los acuerdos sindicales, empresariales y políticos se deben dar antes. El esquema de gobernabilidad debe ser previo y es necesario. El radicalismo tiene una tercera oportunidad luego de dos fracasos, pero nos van a hacer una radriografía hasta de nuestros DNI y está bien que así sea porque pasó lo que pasó y venimos de donde venimos.

P.: ¿Cómo cree que va a ser el funcionamiento de los bloques del radicalismo?

E.S: Va haber una crisis de crecimiento, habrán más diputados, por consiguiente sus posiciones se difunden, se explicitan y esto deviene en pasiones, broncas, algunos coletazos, pero bueno hay que ponerlo todo en su justo término. Los dos bloques del radicalismo serán los que lleven la coyuntura, con un escenario como dijimos que en 2010-2011 tendrá a un gobierno empecinado en mantener y acrecentar su poder, ese es el escenario para diputados y senadores. Y allí siendo primera minoría también debemos ser faro convocante para la conducción. Pero yo quiero sacar al partido de la coyuntura, el partido debe ir al mediano y largo plazo y de la coyuntura se deben encargar los bloques, hasta que puedan funcionar como un todo. En ese esquema no nos ha ido mal, porque desde el conflicto con el campo creció la visibilidad del bloque radical, su trabajo diario le sirvió al Partido para levantar la cabeza. Ahora esto no debe ser así, porque tal vez la batalla y la trinchera diaria del bloque en la coyuntura termine metiendo al partido en un berenjenal del que no pueda salir. Además sino sacamos al partido de esa coyuntura la propuesta del 2011 será de corto plazo y ese es el gran problema nuestro: el cortoplacismo.

P.: En un país normal Gobierno y oposición en algún momento se ven las caras, para tratar algún proyecto fundamental o algo importante, ¿se puede dar con este gobierno?

E.S.: En ningún país del mundo ocurre como acá, no sé tal vez en Venezuela. En ningún lugar hay está barrera tan profunda, estimulada por el propio gobierno, el abismo del diálogo que hay no se puede entender. Pero debo salvar a la oposición porque nunca nadie ha dinamitado ese espacio de encuentro. Siempre ha sido el gobierno que puso palos en la rueda. Desde el 2005 dejó de invitar a los líderes de la oposición para viajar a la Asamblea de la ONU, nunca nadie dejó de hacer esto, sólo el gobierno actual. Como puede haber diálogo si yo llego a un acuerdo en el Congreso, no firmado pero un acuerdo consensuado y a las 48 horas lo destruyen desde la Casa de Gobierno. Si el gobierno insiste con esto, será un 2010 a pura batalla, a pura trinchera, pura crispación, Cobos desempatando en el Senado, esa será la foto de la política doméstica y coyuntural.

P.: Hay voces en la oposición que dicen que hay que revisar todo y un oficialismo que asegura que vetará todo, ¿cómo pesaran esas dos cuestiones?

E.S.: Es que va a ocurrir eso, si la oposición es inteligente hay cuatro o cinco leyes que merecen ser modificadas, pero un solo artículo de repente. Consejo de la Magistratura un artículo, si lo logra la oposición, el Ejecutivo lo va a vetar. Esquema de Delegación de facultadas, modificar el tema DNU incluyendo la excepcionalidad del decreto, normalizar el INDEC, también uno o dos artículos, con la conformación de sus cuadros por concurso. Institucionalmente no tenés salida porque después del veto necesitás los dos tercios, pero servirá para que intervenga alguien que hasta aquí mira desde el balcón y esa es la Corte Suprema de Justicia.

Comentá la nota