En 2009, la Provincia recibirá $24 millones por el canon de ENJASA.

No todas son pálidas en materia de recaudación provincial. El presidente del Ente Regulador de Juegos de Azar (ENREJA), Sergio García Mendoza, calculó ayer que la Provincia recibirá este año cerca de 24 millones de pesos por el canon que le cobra a la empresa Entretenimientos y Juegos de Azar (ENJASA) por la explotación de la actividad.
Esto significa más de cuatro veces los casi 5 millones de pesos que había pagado la concesionaria en los últimos años.

Según informó el titular del organismo de control en una reunión que mantuvo ayer con diputados provinciales, durante 2008 el canon sobre la explotación de los juegos de azar provinciales alcanzó los 16 millones de pesos.

El fuerte incremento del canon que paga ENJASA responde a la renegociación de la relación contractual que llevó a cabo la Provincia durante el año pasado, a partir del cual el canon dejó de ser un monto fijo, y pasó a ser un porcentaje del netwin de la empresa (la ganancia deducidos los premios). A partir de allí, la Provincia comenzó a cobrar un 13% de la recaudación de los casinos y tragamonedas, y un 14% de las ganancias netas de la Tómbola y otros juegos de esas características.

García Mendoza subrayó el control que comenzó a realizar el ENREJA a partir del canon como un porcentual de las ganancias. En ese sentido, explicó que el organismo de control puede calcular en línea y de manera instantánea la recaudación de ENJASA en materia de Tómbola, y que está en proceso de hacer lo propio con los tragamonedas.

Tal como anticipara Nuevo Diario, se contrató de manera directa a una empresa que se encargará de instalar y administrar el sistema por un 1,5% de la recaudación.

Según aseguró García Soria, a diferencia de lo que sucedía con los ingresos por juegos de azar cuando su administración estaba a cargo del Banco de Préstamos y Acción Social, que lo destinaba a fines sociales, ahora el dinero recaudado va a parar a la cuenta de Rentas Generales, donde se mezcla con los restantes ingresos.

Deuda licuada

Hasta que la Provincia modificó el contrato con ENJASA, la empresa pagaba 4.900.000 pesos por año. Esto se debe a que, con la devaluación de 2002, el ex gobernador Juan Carlos Romero decidió pesificar a un peso - un dólar,. el canon de la compañía.

Según había calculado el ministro de Desarrollo Económico, Julio César Loutaif, esto le había permitido a ENJASA ahorrarse cerca de 53 millones de pesos a lo largo de los 5 años en que pagó el canon pesificado. Sin embargo, en lugar de reclamarle esa deuda, la Provincia la utilizó para renegociar el contrato con ENJASA y mejorar el canon que pagaba. En el acta acuerdo de la renegociación, el gobierno se abstuvo de reclamarle la diferencia entre lo que la empresa pagó y lo que debería haber abonado.

Comentá la nota