En 2009 se intentará rediscutir el rol de los municipios y el Gobierno provincial

La idea se intenta reflotar desde el seno de la Legislatura provincial impulsada por los partidos políticos sin representación ejecutiva y el Gobierno provincial.
«Para rediscutir los roles de los municipios hay que modificar la Constitución», recordó el secretario de Gobierno de Río Grande, Pablo Blanco, quien advirtió por el riesgo de avanzar sobre las autonomías. La discusión de fondo es la coparticipación.

El año que está finalizando tuvo ribetes de discusiones políticas que tendrían su resolución en el transcurso del ejercicio venidero, y la crisis económica y financiera en la provincia parece convertirse en el respaldo en el se apoyan iniciativas que en otras oportunidades no prosperaron, una de ellas es la intención, en el seno de la Legislatura, de comenzar a debatir el rol de los municipios y el Estado provincial.

Si bien existen muchos puntos que se intentan poner en una mesa política, hay un eje de discusión: la coparticipación y la distribución de los fondos hacia las administraciones municipales.

Algunos entienden que el debate es una necesidad sosteniendo la vieja frase «municipios ricos y provincia pobre», aunque otros sostienen que esto no es más ni menos que un intento por no dejarle al radicalismo -hoy gobernando Río Grande y Ushuaia- la posibilidad de seguir creciendo desde las administraciones de Jorge Martín y Federico Sciurano.

Pablo Blanco, actual secretario de Gobierno de Río Grande pero convencional constituyente (mc) y legislador provincial (mc) sostuvo que antes de hablar de rediscutir los roles «se debería producir una reforma constitucional, sin dejar de considerar que en el caso de Ushuaia y Río Grande cuentan con Carta Orgánica propia».

Blanco reveló que en el último encuentro que mantuvo, junto a su par de Finanzas, Paulino Rossi, con los ministros Roberto Crocianelli y Guillermo Aramburu, esto volvió a plantearse por parte de los funcionarios provinciales.

«Más allá de las intenciones que puedan tener algunos integrantes de la oposición a los Municipios, porque no administran ellos ningún municipio de la provincia, para producir la rediscusión de los roles de los municipios y la provincia en Tierra del Fuego, hay que hacer una reforma constitucional», recordó el funcionario.

Destacó, además, que en la Constitución provincial está claramente demarcada la incumbencia «y la facultad de cada uno de los Estados tanto municipal como provincial y de pretender cambian los roles, se deberá reformar la constitución», reiteró.

El funcionario consideró que en esta discusión hay un tema que no es secundario, y por el contrario es de suma trascendencia al hablar de cualquier tipo de cambio de roles, «no se debe olvidar que tanto Ushuaia como Río Grande tienen su propia Carta Orgánica dictada oportunamente».

En este sentido entendió que en el rol de legislador «no se debe hacer esto, no se puede decir, por ejemplo, que partir de mañana la Municipalidad de Río Grande se haga cargo de la salud, o de la educación, por ejemplo, no está enmarcado en un discusión seria y profunda», observó.

Destacó que en la Constitución provincial queda debidamente señalado que, «en lo que se refiere a seguridad, salud, educación y vivienda son obligaciones del estado provincial y para rediscutir los roles del Gobierno y los municipios hay que entrar a discutir la Carta Magna Provincial».

Desde algunos sectores se considera que esta discusión en el fondo encierra echar mano a la coparticipación que reciben los municipios, los que a las claras administrativa y económicamente están mucho más sólidos que la Provincia, producto de administraciones más prolijas durante los últimos años.

«Siempre hay intenciones, no es la primera vez que se escucha lo de municipios ricos y provincia pobre, cuando lo que se debería decir es municipios bien administrados y provincia mal administrada, y que se haga cargo de esto quién corresponda, porque la responsabilidad no es sólo del Gobierno actual que asumió con una pesada herencia», insistió Blanco.

Comentá la nota