“En 2009 habrá que poner el foco en las cuestiones sociales”

Para el economista Nadin Argañaraz el contexto de crisis empuja a las provincias al déficit fiscal. Más aún, la falta de políticas anticíclicas torna a sus economías muy dependientes de impuestos al consumo.
Des­pués de años co­mo re­fe­ren­te del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios so­bre la Rea­li­dad Ar­gen­ti­na y La­ti­noa­me­ri­ca­na (IE­RAL) de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea, en­ti­dad de la que fue pre­si­den­te, vi­ce­pre­si­den­te y di­rec­tor de In­ves­ti­ga­cio­nes, el eco­no­mis­ta cor­do­bés Na­din Ar­ga­ña­raz de­ci­dió de­di­car­se de lle­no al aná­li­sis del sec­tor pú­bli­co.

Es­tre­nan­do su car­go de pre­si­den­te del re­cien­te­men­te crea­do Ins­ti­tu­to Ar­gen­ti­no de Aná­li­sis Fis­cal, aten­dió a PUN­TAL pa­ra des­me­nu­zar la si­tua­ción de las ar­cas na­cio­na­les, pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les

Sin ro­deos, cree que la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de las pro­vin­cias es com­ple­ja, por su ex­ce­si­va de­pen­den­cia de los ci­clos eco­nó­mi­cos. Por ello, el ac­tual con­tex­to de cri­sis fi­nan­cie­ra las em­pu­ja ha­cia el dé­fi­cit fis­cal.

A su en­ten­der ur­ge un aná­li­sis de los gas­tos en per­so­nal así co­mo una re­de­fi­ni­ción de la distr­bu­ción de in­gre­sos en­tre las dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes.

Al­tí­si­ma pro­ba­bi­li­dad

- En otras no­tas us­ted ma­ni­fies­ta que se­rá muy di­fí­cil pa­ra Cór­do­ba evi­tar el dé­fi­cit fis­cal en 2009.

- Des­pués de com­pu­tar el pa­go de in­te­re­ses, el con­jun­to de pro­vin­cias es­tá fi­na­li­zan­do 2008 con dé­fi­cit fis­cal. Cór­do­ba, en la eje­cu­ción que pre­sen­tó de los 9 pri­me­ros me­ses, to­da­vía man­te­nía un su­pe­rá­vit, pe­ro en no­viem­bre ha ha­bi­do una caí­da muy im­por­tan­te de los re­cur­sos re­ci­bi­dos de la Na­ción, del or­den de los $57 mi­llo­nes res­pec­to a oc­tu­bre. Y ha caí­do tam­bién la re­cau­da­ción pro­vin­cial de In­gre­sos Bru­tos. En ese con­tex­to a Cór­do­ba le va a re­sul­tar muy di­fí­cil no te­ner un dé­fi­cit fis­cal pri­ma­rio du­ran­te el 2009. Por­que an­te la caí­da de in­gre­sos es­pe­ra­ble, jun­to al cre­ci­mien­to iner­cial deun gas­to ya exis­ten­te, cual­quier ju­ris­dic­ción va a te­ner una al­tí­si­ma pro­ba­bi­li­dad de te­ner dé­fi­cit fis­cal pri­ma­rio pa­ra 2009. Es­ta­mos en un con­tex­to en el que to­das las pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios es­tán atra­ve­san­do una si­tua­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra com­pli­ca­da.

- Us­ted sue­le re­mar­car la ex­ce­si­va de­pen­den­cia de las eco­no­mías pro­vin­cia­les res­pec­to del im­pues­to a los In­gre­sos Bru­tos, en de­tri­men­to de otros co­mo el In­mo­bi­lia­rio y el Au­to­mo­tor. En Cór­do­ba, exis­te la vo­lun­tad de man­te­ner un des­cuen­to del 30% so­bre ellos.

- Hay tres cues­tio­nes re­le­van­tes al ana­li­zar la si­tua­ción fis­cal de pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios. La pri­me­ra es que el má­xi­mo aho­rro del con­jun­to de las pro­vin­cias se lo­gró en 2004, en bue­na me­di­da por una con­ten­ción del gas­to pú­bli­co sa­la­rial. A la sa­li­da de la cri­sis del 2002 los au­men­tos sa­la­ria­les fue­ron es­ca­sos, y los que hu­bo, fue­ron ba­jos.

Eso con­tri­bu­yó en bue­na me­di­da a que en 2004 el con­jun­to de pro­vin­cias ten­ga un su­pe­rá­vit fis­cal pri­ma­rio de 1,3% del PBI de Ar­gen­ti­na, que fue lo má­xi­mo. Des­pués, con la de­va­lua­ción, más la in­fla­ción que se da des­de 2005, sur­ge una de­man­da de au­men­tos sa­la­ria­les que co­mien­za con­va­li­dar­se. En­ton­ces co­mien­za a re­cu­pe­rar­se la par­ti­ci­pa­ción de los sa­la­rios en el gas­to pú­bli­co. Eso ha ido li­cuan­do los aho­rros pro­vin­cia­les.

En 2008 las pro­vin­cias pue­den lle­gar a ter­mi­nar con un re­sul­ta­do fis­cal de -0,3% del PBI. El gas­to en per­so­nal en las pro­vin­cias, que es el 50% del gas­to, es prác­ti­ca­men­te el mis­mo que en 2001. En­ton­ces, ha­brá que plan­tear­se si real­men­te ése es el ni­vel de gas­to de per­so­nal que se re­quie­re pa­ra que las pro­vin­cias pres­ten efi­caz y efi­cien­te­men­te sus ser­vi­cios. Si no, ha­brá que en­con­trar el mo­do en que sea me­nor. No es­toy di­cien­do que se es­tá gas­tan­do mu­cho; di­go que de­be ser ana­li­za­do.

Lue­go te­ne­mos la cues­tión del fi­nan­cia­mien­to, la re­cau­da­ción pro­pia. En 2001 la mi­tad de los re­cur­sos pro­pios de las pro­vin­cias eran im­pues­tos a los In­gre­sos Bru­tos. En 2008 en­tre un 70% y un 80% de la re­cau­da­ción pro­pia pro­vie­ne de In­gre­sos Bru­tos.

¿Qué pa­só? Los go­ber­nan­tes, tan­to de pro­vin­cias co­mo de mu­ni­ci­pios, evi­ta­ron pa­gar el cos­to po­lí­ti­co de au­men­tar los im­pues­tos vi­si­bles, co­mo el Au­to­mo­tor y el In­mo­bi­lia­rio. Co­mo la eco­no­mía cre­cía, ha­bía cre­ci­mien­to de pre­cios, en­ton­ces au­men­ta­ba la fac­tu­ra­ción, y con ella cre­cía la re­cau­da­ción de In­gre­sos Bru­tos, que co­mien­za a to­mar ca­da vez ma­yor par­ti­ci­pa­ción. Pe­ro es­ta­ban ge­ne­ran­do una re­cau­da­ción muy pro­cí­cli­ca.

Es­ta­ban muy ata­dos al ci­clo eco­nó­mi­co. Co­mo es­ta­ba la eco­no­mía en ex­pan­sión, la re­cau­da­ción cre­cía al rit­mo de la eco­no­mía. Yo mar­ca­ba que cuan­do la eco­no­mía se pa­ra­li­za­ra, se iba a sen­tir fuer­te el im­pac­to de la re­cau­da­ción en las pro­vin­cias, por­que en­tre 7 y 8 de ca­da 10 pe­sos pro­vie­nen de In­gre­sos Bru­tos. Y lo pri­me­ro que se pa­ra es la fac­tu­ra­ción; lue­go au­men­ta la eva­sión. Y es­to pa­sa tam­bién en los mu­ni­ci­pios, cu­ya prin­ci­pal ta­sa es la de Co­mer­cio e In­dus­tria.

El otro te­ma, que se va a em­pe­zar a dis­cu­tir con más én­fa­sis, es la dis­tri­bu­ción de re­cur­sos en­tre Na­ción, Pro­vin­cia y mu­ni­ci­pios. Cór­do­ba re­sig­na $3.150 mi­llo­nes en­tre el Im­pues­to al Che­que que no se co­par­ti­ci­pa, lo que no le com­pen­san de ga­nan­cias por la exis­ten­cia de re­ten­cio­nes y lo que es­tá fi­nan­cian­do a la se­gu­ri­dad so­cial. De esos $3.150 mi­llo­nes, un 20% es des­ti­na­do a los mu­ni­ci­pios.

Si la dis­tri­bu­ción de re­cur­sos fue­ra dis­tin­ta, si el Im­pues­to al Che­que se co­par­ti­ci­pa­ra co­mo IVA, si te com­pen­sa­ran de ga­nan­cias por lo que es­tán de­jan­do de co­par­ti­ci­par­te por­que hay re­ten­cio­nes, si te de­vol­vie­ran una par­te de lo que es­tás fi­nan­cian­do a la se­gu­ri­dad so­cial, ob­via­men­te cam­bia­ría la si­tua­ción de fi­nan­cia­mien­to.

- Un ejem­plo de esa cen­tra­li­za­ción de re­cur­sos son las re­ten­cio­nes, que no son co­par­ti­ci­pa­bles.

- Las re­ten­cio­nes tie­nen dos cues­tio­nes. Una dis­cu­sión es lo que las pro­vin­cias no re­ci­ben de co­par­ti­ci­pa­ción de im­pues­to a las ga­nan­cias, por­que exis­te la re­ten­ción. La otra dis­cu­sión es la trans­fe­ren­cia de re­cur­sos que ha­cen los pro­duc­to­res al Go­bier­no cen­tral y que des­pués no sa­ben cuán­do les vuel­ve. La pla­ta que po­ne Cór­do­ba en re­ten­cio­nes es muy sig­ni­fi­ca­ti­va. Ron­da los 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Esa pla­ta se va de Cór­do­ba.

El te­ma es cuán­to vuel­ve co­mo gas­to pú­bli­co na­cio­nal, que es la úni­ca vía en que pue­de vol­ver. Ha­bla­mos de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año que los pro­duc­to­res es­tán trans­fi­rien­do a la Na­ción a tra­vés de re­ten­cio­nes. Y hoy la ren­ta­bi­li­dad ha caí­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

El pro­duc­tor ha­ce un plan­teo ló­gi­co: “Así co­mo apor­té cuan­do me fue bien, aho­ra ne­ce­si­to que el Es­ta­do me qui­te pre­sión im­po­si­ti­va por­que he per­di­do ren­ta­bi­li­dad. Bá­jen­me las re­ten­cio­nes por­que así no pue­do se­guir pro­du­cien­do. Y si no pue­do se­guir pro­du­cien­do, no só­lo no voy a te­ner ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, si­no que la Na­ción tam­po­co va a te­ner re­cau­da­ción por re­ten­cio­nes”.

Fes­ti­val de im­pues­tos

- En di­ver­sos ar­tí­cu­los us­ted se­ña­la que en Ar­gen­ti­na, an­te la ne­ce­si­dad de fon­dos, los go­bier­nos au­to­má­ti­ca­men­te apun­tan a au­men­tar los im­pues­tos ya exis­ten­tes, o in­ven­tan otros, en vez de achi­car gas­tos.

- Por un la­do es­tá la cues­tión del gas­to, que en Ar­gen­ti­na no es una va­ria­ble so­bre la que tra­ba­je pa­ra me­jo­rar su efi­cien­cia y efi­ca­cia. Por otro la­do es­tá la cen­tra­li­za­ción de re­cur­sos. El go­ber­nan­te di­ce: “Ten­go es­te gas­to que fi­nan­ciar, no ten­go la re­cau­da­ción de co­par­ti­ci­pa­ción que me co­rres­pon­de, no me al­can­za la pro­pia, su­bo los tri­bu­tos”. Lo ha­ce pen­san­do que es el úni­co ca­mi­no que tie­ne. Pe­ro es un ca­mi­no per­ver­so, por­que mien­tras más su­bís los tri­bu­tos, más au­men­tás el in­cen­ti­vo a eva­dir, más com­pe­ten­cia des­leal te­nés.

Es un ca­mi­no al que se ter­mi­na re­cu­rrien­do por­que se ne­ce­si­ta fi­nan­cia­mien­to, pe­ro es ne­ga­ti­vo pa­ra la eco­no­mía y la so­cie­dad. Hoy el ries­go en Ar­gen­ti­na es que em­pie­ce un fes­ti­val de tri­bu­tos que des­pués no pue­de pa­rar. Mu­chos mu­ni­ci­pios es­tán pen­san­do crear ta­sas nue­vas, pe­ro eso ter­mi­na re­per­cu­tien­do en el bol­si­llo del ciu­da­da­no.

- Se di­ce que las me­di­das que ha to­ma­do el Go­bier­no na­cio­nal son me­ra­men­te fis­ca­les y no con­tem­plan cues­tio­nes de fon­do so­bre la pro­duc­ción.

- Creo que el Go­bier­no se que­dó sin mar­gen pa­ra ha­cer po­lí­ti­cas an­ti­cí­cli­cas. No te­nés fon­dos an­ti­cí­cli­cos, por en­de no te­nés dón­de echar ma­no. Te­nés un su­pe­rá­vit fis­cal que se vie­ne ca­yen­do, y con al­to ries­go de se­guir ca­yen­do fru­to de la caí­da de la re­cau­da­ción.

Te­nés un gas­to pú­bli­co que es in­fle­xi­ble a la ba­ja. No te­nés mar­gen. En otros paí­ses es­tán to­man­do de­ci­sio­nes de ba­jar im­pues­tos. Las pri­me­ras me­di­das acá se die­ron pen­san­do más en la ca­ja del Es­ta­do que en la del sec­tor pri­va­do. La me­di­da fis­cal cla­ra es la eli­mi­na­ción de la “ta­bli­ta de Ma­chi­nea”: el Es­ta­do va a te­ner que asu­mir un cos­to fis­cal de en­tre $1.500 y $2.000 mi­llo­nes anua­les. Se apun­ta a que eso se con­su­ma.

E­sa es la me­di­da más con­cre­ta de asu­mir un cos­to fis­cal pa­ra po­ner pla­ta en el bol­si­llo de los con­su­mi­do­res. To­das las otras me­di­das van en lí­nea con lo que es­tán ha­cien­do otros paí­ses. Pe­ro des­de el pun­to de vis­ta fis­cal, exis­te po­co mar­gen pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca fis­cal an­ti­cí­cli­ca cuan­do el año que vie­ne te­nés que amor­ti­zar $20 mil mi­llo­nes de dó­la­res de deu­da pú­bli­ca.

- ¿Al­can­za con es­ti­mu­lar el con­su­mo?

- Si el año que vie­ne tu­vié­se­mos ven­ci­mien­tos por $10 mil mi­llo­nes de dó­la­res, el es­ce­na­rio se­ría muy dis­tin­to. Pe­ro hay que pa­gar 20 mil mi­llo­nes de dó­la­res, no te­nés ac­ce­so a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, te­nés el mun­do con una cues­tión fi­nan­cie­ra bas­tan­te com­pli­ca­da, es­tás li­mi­ta­do de he­rra­mien­tas. El Go­bier­no tra­ta de dar se­ña­les y lo vi­tal acá es re­crear la con­fian­za.

- La Pre­si­den­ta re­mar­ca que Ar­gen­ti­na es un país con­fia­ble.

- La es­ta­ti­za­ción de las AFJP fue un im­por­tan­te gol­pe a la con­fian­za. En Ar­gen­ti­na si­guen sa­lien­do ca­pi­ta­les, al­go que men­guó en no­viem­bre, pe­ro cla­ra­men­te es una cues­tión ne­ga­ti­va. El año que vie­ne Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta dó­la­res, y hay que tra­tar de ge­ne­rar las se­ña­les ne­ce­sa­rias pa­ra que no se va­yan los dó­la­res.

- ¿Có­mo eva­lúa las me­di­das que pre­sen­tó el go­bier­no de Cór­do­ba?

- Creo que bus­can atem­pe­rar el im­pac­to que es­tá ge­ne­ran­do el pa­ra­te eco­nó­mi­co en el em­pleo. Es­tas me­di­das tie­nen siem­pre un cos­to fis­cal que hay que asu­mir. Por eso creo que en es­ta eta­pa hay que ha­cer po­lí­ti­ca an­ti­cí­cli­ca.

El Go­bier­no na­cio­nal tien­de a se­guir una po­lí­ti­ca an­ti­cí­cli­ca. No veo co­mo me­di­da an­ti­cí­cli­ca el dar una mo­ra­to­ria, por­que la vas a pa­gar cuan­do te es­té yen­do bien, no cuan­do te es­tá yen­do mal. Pe­ro sí hay po­lí­ti­ca an­ti­cí­cli­ca en los sub­si­dios a las ta­sas de in­te­rés, en la eli­mi­na­ción de la ta­bli­ta de Ma­chi­nea. Hay un cos­to fis­cal que el Es­ta­do es­tá dis­pues­to a asu­mir. Cór­do­ba in­ten­ta, den­tro de las po­si­bi­li­da­des que tie­ne, atem­pe­rar el im­pac­to en el em­pleo.

Creo que en 2009 hay que po­ner el fo­co en lo so­cial. Mu­cho fo­co por­que vas a te­ner una eco­no­mía con una caí­da de mag­ni­tud. Ve­nís cre­cien­do al 9%, si lle­gás a ba­jar a 0 se­rá un gol­pe im­por­tan­te. Y co­mo siem­pre, los sec­to­res más des­pro­te­gi­dos son los que más van a sen­tir eso.

Actuar coordinadamente

So­bre el fi­nal de la char­la, Ar­ga­ña­raz re­mar­ca la im­por­tan­cia de aten­der las ne­ce­si­da­des que vas­tos gru­pos de la so­cie­dad ten­drán si en 2009 hay una caí­da en los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos.

Con las he­ri­das de 2001 aun sin res­ta­ñar, en un año elec­to­ral mu­chos pue­den ju­gar con el mie­do. Y Ar­ga­ña­raz lo sa­be.

¿Te­me que se den las con­di­cio­nes pa­ra que se re­pi­tan pro­tes­tas en gran es­ca­la o des­bor­des?

- Por aho­ra ayu­da la de­sa­ce­le­ra­ción que es­tá te­nien­do la in­fla­ción, por la caí­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Hoy es­tás con una ta­sa anua­li­za­da de en­tre 12 y 14% de in­fla­ción. Pe­ro hay que es­tar aten­to a to­do. Na­ción, Pro­vin­cia y mu­ni­ci­pios tie­nen que ac­tuar coor­di­na­da­men­te pa­ra ma­ne­jar los es­ca­sos re­cur­sos y lo­grar el má­xi­mo im­pac­to so­cial, evi­tan­do que se pro­duz­ca cual­quier si­tua­ción no de­sea­da, que hoy por hoy no veo. Ob­je­ti­va­men­te la co­sa se pue­de ma­ne­jar. Aun­que los per­ju­di­ca­dos van a ser los mis­mos de siem­pre: los que me­nos tie­nen.

Comentá la nota