El 2009 empieza con una deuda millonaria y el reagrupamiento de un sector del peronismo

Los acontecimientos político / legislativos que en la última semana del año tuvieron lugar en la capital bonaerense dan lugar a proyectar, para el año que está a la vuelta de la esquina, que el oficialismo gobernante a cargo de Pablo Bruera enfrentará un doble desafío en el marco del segundo tramo de su reciente gobierno: mostrar gestión a través de obra pública y volver a hacer pie en el Concejo Deliberante, donde aún no tiene mayoría propia.
En el orden legislativo, la sesión extraordinaria que el último martes tuvo lugar en el Concejo dejó en evidencia que la comuna afrontará, más allá del precio que pague por ello, la realización de obras públicas en un contexto signado por cierta inestabilidad e incertidumbre económica.

El oficialismo finalmente alcanzó a conseguir los votos que necesitaba para aprobar la ordenanza preparatoria que le permitirá al Ejecutivo –una vez que la Asamblea de Mayores Contribuyente apruebe la ordenanza final- embarcarse en una millonaria deuda de 60 millones de pesos a través de la emisión de bonos, cuya garantía son los recursos coparticipables.

En el recinto fueron más las dudas que las certezas. En sintonía, todo el arco opositor –es decir, el alakismo y la Coalición Cívica- decidió no acompañar el proyecto que luego fuera aprobado por 13 votos contra 8 –también votó en contra Oscar Vaudagna; Gonzalo Atanasof y Javier Scaramutti, los grandes ausentes- en medio de una lluvia de cuestionamientos por la falta de precisiones y detalles sobre las obras que se ejecutarán.

Peronismo disidente confluye en un frente

Las especulaciones sobre un nuevo corrimiento de bloques en el cuerpo deliberativo platense continuaron a principios de semana, cuando el titular de la bancada FpV-PJ, José Arteaga, luego de algunos coqueteos con el castagnetismo, confirmó que finalmente pasará a formar parte del flamante espacio que trabajará durante el 2009 en sintonía con el diputado nacional Francisco De Narváez.

El armado de este espacio empezó a delinearse en los últimos meses, en los que el ex candidato a gobernador bonaerense visitó la ciudad, con lo que comenzó a dejar en claro su intención de hacer pie en la octava sección electoral.

Su principal expresión en la ciudad fue encarnada por el titular del bloque Peronista Platense, Gonzalo Atanasof, quien junto al edil Javier Scaramutti, conforman el núcleo fundacional del denarvaísmo en la capital provincial. A pesar de contar con bancas unipersonales, a ellos se le sumaron los concejales Fernanda Caffaro y Enrique Caparelli.

Las versiones indican que Arteaga seguirá liderando la bancada que quedó identificada con el alakismo –de la que forman parte Teresa Urriza, Justo Aráuz y Sebastián Tangorra- y que funcionará como interbloque junto al de Atanasof.

Así se buscará un fuerte posicionamiento en el Concejo de cara al 2009, donde el bruerismo tendrá que reposicionarse para enfrentar una oposición legislativa que podría alcanzar el número de12 concejales si se le suman los cuatro que tiene la Coalición Cívica que preside Oscar Negrelli.

Más voces contra el parque industrial

A dos semanas de aprobada en el Concejo la polémica ordenanza que dio lugar a la creación del Parque Industrial del Sur en la comunidad rural de Poblet, la cantidad de organizaciones que se oponen a este emprendimiento debido al riesgo ambiental que acarrearía, continuó creciendo.

El frente opositor estaba conformado por 14 agrupaciones pero con las adhesiones de Asociación Proteger, Unión 20 de Agosto, Fundación Argentina para los Espacios Verdes y Autoconvocados del Barrio Los Cachorros, llegaron a 18 los integrantes de ese espacio desde donde se intenta dar marcha atrás con el proyecto.

Desde que empezó a gestarse en las esferas de decisión política de la ciudad la idea de instalar en Poblet un nuevo parque industrial –el tercero en el partido-, productores hortícolas de la zona comenzaron a hacer sentir sus reclamos, primero, en el cuerpo deliberativo platense, y después, a través de manifestaciones públicas que tuvieron eco en los medios de comunicación de la región.

Las principales críticas a la idea impulsada por el Ejecutivo radican en la falta de especificaciones en la letra de la ordenanza, sobre todo en torno a los requisitos para la radicación industrial –rubros de las empresas, tecnología aplicable-. También preocupa la industrialización de una zona de producción agropecuaria por excelencia y los riesgos de contaminación del acuífero Puelche.

Otra de las críticas tiene que ver con la cuestión laboral. El oficialismo, durante la sesión en la que se trató la ordenanza, argumentó que la construcción del Parque Industrial del Sur generaría unos 5 mil puestos de trabajo, pero no hizo mención a las consecuencias que su instalación generaría en los ya existentes.

“Cuando nos entrevistamos con el impulsor del emprendimiento nos dijo que ese número no era cierto, y que los puestos de trabajo generados oscilarían los 1.500. Lo cierto es que hemos encontrado un documento firmado por la Federación Empresaria de La Plata en donde hablan de 10 mil puestos de empleo. Bajo este marco, las cosas comienzan a perder seriedad", dijo en ese sentido el presidente de Pampa Sur La Plata, Santiago Sautel. (www.agencianova.com)

Comentá la nota