Un 2009 sin despidos ni nuevas inversiones.

Esto reflejó un sondeo realizado con referentes de todos los sectores. La mayoría quiere un dólar más alto.
"Un año difícil", así calificaron al 2009 casi todos los representantes de los sectores industriales de la provincia; un año en el que no están previstas las nuevas inversiones, pero tampoco los despidos.

La crisis mundial, iniciada en el 2008, golpea fuerte las exportaciones y también el mercado interno, donde las ventas cayeron entre un 20 y 50% en los diferentes rubros en los últimos meses.

Ante este panorama, los industriales no están proyectando inyecciones de dinero en sus plantas, aunque sí continuar con los proyectos planteados el año pasado. Pero tampoco están pensando en despedir personal, apuntando a que "las crisis no son eternas", y cuando pase deberán estar preparados y no haber perdido a la gente capacitada.

Claro que, en medio de la crisis, la mayoría de las industrias tuvieron que hacer "adaptaciones" a la baja de las ventas y el factor de ajuste estuvo en la reducción de turnos. Es decir que en vez de despedir empleados, se los agrupó: si la firma tenía tres turnos los juntó a todos en dos, y si tenía dos, trabajaron todos en un solo turno.

El presidente de la Unión Industrial de San Juan (UISJ), Daniel Cano, dijo que

en el 2009 los empresarios deberán aplicar toda su imaginación y creatividad para sortear la crisis. "La baja en las ventas se ubica entre el 20 y 50% y en algunos rubros, más, por ejemplo la producción de ladrillos de cerámica tienen una baja del 60%, la crisis es real, y hay una gran capacidad productiva que está ociosa. Desde el sector industrial no pedimos subsidios, sino eliminación de impuestos distorsivos y trámites que generan grandes costos como la devolución del IVA", dijo Cano.

Para el presidente de la UISJ, las inversiones no serán un común denominador este año. "La mayoría de las empresas está sentada arriba de la caja y el tema de inversiones nuevas está bastante parado, debido a la capacidad ociosa que hay en las industrias. Habrá algunas que inviertan, pero son las menos", señaló.

La postura frente al dólar es diferente entre las empresas que producen para el mercado interno y las que exportan. A las primeras, que el dólar suba o baje no las afecta demasiado, salvo en los casos que usan materias primas importadas; ahí cuando el dólar sube, suben sus insumos y los trasladan al precio del producto. Pero la postura de las que exportan (la mayoría) es muy distinta, ellas quieren un dólar de más de 4 pesos para poder ser más competitivos en el mercado internacional.

Vino y mosto

El vino y mosto presentan un panorama complejo: Por un lado los problemas comunes con el resto de la industria respecto al panorama nacional e internacional, pero más complicado por el factor climático que castigó tanto en San Juan como en Mendoza y está diezmando las producciones. Con el sector descapitalizado, los industriales esperan anuncios de apoyo al sector con créditos para cosecha, acarreo y elaboración.

"No hay un mensaje unificado sobre cuál será el panorama de todo el sector vitivinícola; estamos preocupados y ocupados en el tema", dijo Catuco Molina, presidente de la Corporación Vitivinícola. Agregó que las inversiones serán muy pocas, sólo de dos o tres firmas grandes, pero que en general no se habla de expansiones en este momento. Mientras que la ocupación de personal, está muy atada a la situación de cada bodega y mostera, pero "nadie quiere despedir".

"En el sector mostero el 2008 dejó como saldo algunos jugadores menos y eso nos preocupa; si no hay una política de apoyo a la integración vertical y horizontal del productor, algo que promovemos desde la Corporación, nos encontraremos con un escenario complicado", advirtió Molina.

Los exportadores de vino y mosto están pidiendo un dólar que supere los 4 pesos. "El tipo de cambio actual no es suficiente para ser competitivos y pelarle a países que devaluaron; pero también estamos preocupados por los aumentos de costos", dijo el presidente de Coviar.

Comentá la nota