En 2008 se vendió 1,8 millón de PCs

El fuerte incremento se debe al impulso en la compra de notebooks. Ya hay 8,2 millones de equipos en uso en todo el país.

Buenos Aires. Las ventas de computadoras durante 2008 en el mercado argentino sumaron 1.850.000 unidades, lo que significó 100.000 equipos más que el año pasado, estimaron analistas del sector.

Según el consultor Alejandro Prince, del total de máquinas vendidas, 44% fue al mercado residencial, aunque aclaró que "de las ventas totales más de la mitad es reposición", por lo que el parque total de máquinas utilizándose en el país llega a 8,2 millones de equipos. En promedio, el ciclo de reposición de computadoras en hogares en la Argentina está entre 7 y 8 años, mientras que en Estados Unidos ese período baja a entre 3 y 4 años.

Más allá de las sobrecargas que se les exigen a los equipos en los hogares argentinos, especialmente por el guardado de archivos pesados que ocupan espacio en la memoria, la necesidad de cambiar de máquina se presenta cuando las aplicaciones (desde juegos hasta programas de oficina) requieren de un procesador más potente.

Del total de máquinas vendidas, 440.000 son portables, lo cual demuestra la presencia de un "nuevo cambio de paradigma", según el analista.

En tanto, para el consultor Enrique Carrier, las ventas de computadoras lograron un récord de 2,3 millones de unidades, de las cuales 567.000 correspondieron a notebooks.

Más allá de las distintas cifras, en general derivadas de la diferencia entre importaciones y ventas concretadas, ambos analistas apuntaron a destacar la importancia del crecimiento de las conexiones a internet de banda ancha, y los nuevos desafíos para seguir creciendo de este mercado.

Carrier puso el acento en que mientras en 2007 el crecimiento en cantidad de cuentas fue de 50%, el año pasado fue de 39%, hasta llegar a 3,2 millones de conexiones, de las cuales 94% corresponde al segmento residencial.

Agregó que la penetración del servicio en los hogares "indica que en adelante será cada vez más difícil seguir avanzando, ya que lo que queda por conquistar son hogares de niveles socio económicos medio bajos y bajos".

Por su parte Prince, para quien hay en el mercado 3,5 millones de cuentas de banda ancha, "la penetración de las computadoras va a limitar la expansión de la banda ancha", por lo que sugirió replicar a este negocio la política de subsidio de terminales implementada en la telefonía móvil.

También coincide con los analistas argentinos la conclusión del estudio realizado por Cisco en el país: "Para ser usuarios recurrentes e interactivos las personas deben contar con una conexión privada y exclusiva para el acceso a internet, preferiblemente en casa".

"A fines del año 2008 había 33 millones de líneas activas, el subsidio de los terminales fue la política que permitió lograr ese desarrollo del mercado", apuntó Prince.

En tanto que en materia de internet móvil, Prince consideró que las netbooks (portables más pequeñas que las notebooks) "llegaron en un mal momento, pero van a dar un buen resultado", en referencia a los planes que ofrecen las compañías para adquirir una línea con un equipo de estas características en lugar de un teléfono.

Al respecto, el relevamiento de Cisco en mercados emergentes, que en el caso de la Argentina hizo foco en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Neuquén, reveló que aún "sólo una porción muy pequeña de ciudadanos accede en la actualidad a internet a través del teléfono móvil".

"La barrera impuesta por una falta de acceso a través de una computadora en casa, el trabajo o la escuela, no puede ser remediada con el uso de teléfonos móviles", afirmó el estudio.

Según ese relevamiento, entre los consultados en el año 2008 el 82% tiene acceso a teléfonos móviles, contra el 73% del año anterior -una diferencia de 9 puntos porcentuales-.

Mientras que, sobre la misma base, el 24% estaba de acuerdo en el 2007 en considerar al teléfono como la única tecnología que se necesita para tener comunicación con todas las variables, el año pasado el porcentaje subió 5 puntos, hasta 29%.

Comentá la nota