2008, año histórico del deporte.

Récords de fábula en los Juegos de Beijing, fútbol de quilates en la Eurocopa de Austria y Suiza, un final de infarto en la Fórmula 1 y la cima en el tenis para Rafael Nadal fueron sólo algunos de los momentos más vibrantes que se vivieron.
Después de las intensas protestas contra los Juegos Olímpicos por la política de China en el Tíbet, el evento resultó deportivamente algo superlativo, con hasta 43 plusmarcas mundiales. Y hubo, sobre todo, dos deportistas que acapararon los elogios: Michael Phelps y Usain Bolt.

Phelps subió ocho veces a lo más alto del podio en el Cubo de Agua y en siete ocasiones con récord del mundo. El norteamericano acabó así con la marca de siete oros de su compatriota Mark Spitz en Múnich 1972.

No es de otro planeta. Es del futuro. Su padre construyó una máquina del tiempo al concebirlo, dijo el entrenador británico Simon Brunett sobre el excepcional nadador.

Bolt dejó al mundo con la boca abierta al marcar tres plusmarcas mundiales en el Nido de Pájaro. El jamaiquino ganó los 100 metros en 9,69 segundos, pese a que antes de cruzar la meta ya estaba celebrando la victoria. En 200 corrió en 19,30 y en el 4x100 colaboró para 37,10, dos nuevos récords.

Brillante Eurocopa

El sprinter no pudo evitar las suspicacias, pues el control antidoping está considerado como laxo en la isla caribeña. Tras más de 5.000 controles en Beijing, total sólo ocho atletas dieron positivo en los Juegos, aunque el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, cuenta con que pueden aparecer más en tests retroactivos.

En junio, más de un mes antes de los Juegos, España terminó con décadas de frustración al imponerse en la final de la Eurocopa de fútbol ante Alemania por 1-0. Era su segundo gran título internacional desde que ganara el mismo torneo en 1964.

Dirigidos por el polémico Luis Aragonés, que dejó el cargo tras el triunfo, los jugadores españoles impusieron en Austria y Suiza un fútbol de calidad que terminó llevándolos al final del año al número uno del ránking de la FIFA.

La cara trágica del encuentro en Viena fue la del alemán Michael Ballack, que encajó una nueva derrota apenas un mes después de haber caído con el Chelsea en el otro gran partido del curso futbolístico: la final de la Liga de Campeones.

El título, por penales, fue para el Manchester United del portugués Cristiano Ronaldo, que además ganó el Balón de Oro por delante del argentino Lionel Messi y del español Fernando Torres.

La velocidad de Hamilton

En los circuitos la gran figura fue el británico Lewis Hamilton, que se convirtió en el campeón del mundo de Fórmula 1 más joven de la historia -con 23 años, nueve meses y 26 días- prácticamente en la última curva del último Gran Premio de la temporada, en Brasil.

El piloto de McLaren se impuso por un punto al brasileño Felipe Massa tras adelantar al alemán Timo Glock en los últimos compases de la carrera y lograr así el quinto puesto que necesitaba.

El final de la Fórmula 1 fue apasionante, pero las dudas se ciernen sobre la competición más lujosa del mundo en 2009, después de que el último mes del año trajera la evidencia de los efectos de la crisis económica mundial con la renuncia de Honda a continuar.

El ciclismo sigue también bajo sospecha tras el descubrimiento de una nueva sustancia de doping sanguíneo, la CERA, detectada en varios corredores en el último Tour de France.

La victoria fue para el español Carlos Sastre, que junto a Alberto Contador (ganador en Giro y Vuelta) y Samuel Sánchez (campeón olímpico), completó un año de ensueño para su país.

Sin embargo, la gran noticia ciclista de 2008 fue el anuncio del norteamericano Lance Armstrong, ganador de siete Tours, de que la próxima temporada, con 37 años, regresará a la competición tras más de tres temporadas retirado.

Doping y retiros

También llevaba mucho lejos de las canchas la norteamericana Marion Jones, pero eso no fue óbice para que la ex atleta fuera castigada con seis meses de prisión por perjurio cuando estaba siendo investigada por doping.

La belga Justine Henin dejó el tenis porque quiso, pese a que sólo tenía 25 años y era la indiscutible número uno del mundo. Igual de sólido parecía el suizo Roger Federer, pero el español Rafael Nadal, que ganó en Roland Garros y Wimbledon, le arrebató el puesto tras 237 semanas de hegemonía.

Como todos los años, 2009 empezará con la ineludible cita del Dakar, pero esta vez será diferente. La carrera se disputará en la Argentina y Chile, porque en 2008, por primera vez en la historia del rally, los organizadores lo suspendieron ante la amenaza de ataques terroristas.

Comentá la nota