En 2008 bajó la demanda laboral pero hay buenas perspectivas para 2009

A principios de 2008 el país, y por ende nuestra zona, vivió los efectos de un gran crecimiento económico. Actualmente la incertidumbre influye sobre las decisiones de los empresarios, que prefieren actuar con cautela. El ritmo de incorporación de personal sigue en baja pero se estima que en el segundo semestre del año en curso se reactivará la situación.
DE LA REDACCION. Después de un significativo crecimiento económico que se registró desde 2003 a principios de 2008, el país sufrió una retracción debido a la crisis que se generó entre el sector agropecuario y las autoridades nacionales. Durante el primer semestre del año pasado todos los rubros de la sociedad comenzaron a advertir mermas que con el tiempo se agudizaron. Este hecho fue acompañado de las subas en los índices inflacionarios que percibieron todos los productos e impactaron directamente en los bolsillos de los consumidores.

La situación generó duda e incertidumbre a la población, especialmente, entre los empresarios que decidieron comenzar a actuar con cautela ante el panorama incierto que se presentaba, retrasando inversiones proyectadas, acotando los márgenes de stock y postergando cualquier ampliación, tanto edilicia, como de nómina o producción.

El contexto socioeconómico empeoró cuando sobrevino en los últimos meses de 2008 la reconocida y todavía presente crisis financiera internacional que impactara en nuestro país como en el resto el mundo. Pergamino no fue la excepción a la regla. Por este motivo la duda creció aun más y se instaló por completo en todos los sectores que participan en la ciudad y en toda la región.

Uno de los aspectos en los que más influyó la incertidumbre generada fue las nóminas de personal de las empresas. Si bien en nuestro medio no se dieron despidos masivos, sí se verificaron ciertas medidas que las distintas firmas con ámbito de acción en la ciudad debieron tomar para hacer frente a las crisis. En este sentido hay que destacar los adelantos de vacaciones, los recortes de horas de trabajo y algunas suspensiones.

Una de las inquietudes que surge a comienzos de este 2009 está estrechamente vinculada con la demanda laboral y las expectativas de trabajo. A fin de ahondar en la temática a tratar LA OPINION dialogó con los representantes de algunas consultoras que trabajan en la ciudad.

Incorporaciones en baja

Gonzalo Ramos, gerente regional de la compañía de selección Manpower, manifestó que hay que establecer una distinción entre la crisis del campo y la mundial, aclarar que el conflicto entre el agro y el Gobierno tuvo un fuerte impacto en la economía no sólo regional sino también nacional. “Luego de las crisis se advierte una baja en la demanda laboral durante 2008 aunque no es tan impactante como puede llegar a verse en otros países o regiones”, comentó el dirigente.

Cada una de las consultoras que se dedican a preseleccionar personal para terceros mantiene contacto con diversas empresas, motivo por el cual saben cómo van a actuar en relación con la inclusión de empleados durante 2009. “Los empresarios tendrán un primer trimestre signado por la cautela, de evaluación. En el comienzo del segundo semestre del año se reactivará un poco esta situación”, estimó Ramos.

Según su parecer, las decisiones tomadas por los propietarios de las firmas varían y están ligadas a la incertidumbre que tiene la gente al no advertirse un plan claro ni estable que marque pautas para que el empresariado pueda dirigir sus proyecciones. “Ante la incertidumbre lo primero que hace la empresa es desvincular al personal eventual, luego deja de lado las inversiones que tenía programadas. Mucha gente tiene temor y no actúa, por eso considero que la problemática más grande que existe actualmente es la incertidumbre”, señaló el gerente regional de Manpower.

Según la información ofrecida por esta empresa que abarca varias localidades del norte de la provincia de Buenos Aires y el sur de Santa Fe (Rojas, Junín, Pergamino, Venado Tuerto, San Nicolás), ha bajado la demanda pero no en un gran porcentaje. Uno de los rubros en donde más se notó la desaceleración fue en las industrias metalúrgicas ubicadas en la localidad de San Nicolás, más incluso que en las firmas agroindustriales.

Expectativa de empleo

La Encuesta de Expectativas de Empleo Manpower se lleva a cabo trimestralmente para medir la intención de los empleadores de aumentar o disminuir el número de empleados en su dotación durante el trimestre que sigue. En la última oportunidad fue realizada a 801 empleadores de Argentina. De esta encuesta se desprende que respecto del año anterior, las perspectivas de contratación se redujeron abruptamente. En consecuencia, el ritmo de incorporación de personal continúa en baja, por lo menos, para el primer trimestre del año en curso.

Acentuando una tendencia que comenzó a manifestarse a partir del segundo semestre de 2008, el estudio mostró descensos en la totalidad de los sectores económicos analizados en relación con el trimestre anterior y en relación con el mismo período de 2007. Sin embargo, a pesar del optimismo decreciente de los empleadores, los resultados de Argentina continúan siendo optimistas en comparación con otras regiones del mundo.

Escasez de mano de obra

Una de las preguntas que se realizó al gerente regional estuvo relacionada con los rubros más difíciles de cubrir en cuanto a puestos de empleo. “Hay posiciones que son muy difíciles de cubrir que son las de técnicos porque los empleadores buscan que la persona que tomen además de tener conocimientos teóricos tengan experiencia laboral. Hoy esto es muy complicado porque los jóvenes salen con una base mínima de los colegios técnicos. Sabemos que el sistema educativo no es bueno, no está actualizado, no hay un trabajo de seguimiento a nivel educativo de lo que es la realidad del mercado, es decir, el mercado sigue desarrollándose y nuestra educación no cambia de posición. Por eso hay una brecha importante entre lo que el mercado laboral demanda y los conocimientos que tienen los estudiantes”, reveló el gerente. A la vez que manifestó: “Tenemos casos de empresas que ante la falta de este tipo de personal especializado deciden automatizar el proceso incorporando más tecnología y reemplazando la mano de obra de los trabajadores. Por este motivo nosotros, como compañía empleadora, estamos trabajando para asesorar a las instituciones para que se adecuen al mercado laboral”.

CyM Recursos Humanos

Otra de las consultoras a las que el Diario acudió fue CyM Recursos Humanos. Desde allí se informó que a principios de 2008 nuestra zona ha vivido los efectos de un gran crecimiento económico, “con inversiones promisorias y empresas que constantemente demandaban personal”. A su vez, en parte para la cobertura de puestos nuevos así como para satisfacer la rotación de personal, “un significativo porcentaje de empleados buscaron nuevos horizontes en otras organizaciones para mejorar sus condiciones laborales”.

Para la consultora, las complicaciones más significativas para las empresas respecto de la gestión del personal se centraron en los índices de ausentismo elevados y la dificultad para hallar perfiles adecuados, en función de un mercado laboral que no ofrecía mano de obra especializada.

Respecto de la selección de personal, los responsables de CyM dijeron haber tenido “un año de gran actividad en la búsqueda y cobertura de prácticamente todos los perfiles, operativos con y sin experiencia, técnicos, mandos medios, administrativos y gerenciales. La necesidad de desarrollar en mandos medios y altos las competencias de liderazgo para alcanzar los mejores resultados, generaron asimismo una gran demanda de servicios de capacitación”.

A mediados de año, el movimiento laboral continuó con un ritmo marcado, pero con el aditamento de un proceso inflacionario evidente que, más allá de lo informado como índice real oficial, golpeaba el poder adquisitivo de los salarios. Un contexto nacional efervescente y de insatisfacción contribuyó al incremento de reclamos en función de la reconsideración de salarios, llegando a producirse inclusive medidas de fuerza.

Perfilándose octubre hacia el cierre del año se difunden los efectos de la crisis mundial.

Es tangible la afección de la actividad económica debido a la reducción de negocios y oportunidades y la dificultad para lanzar inversiones que habían sido planificadas, por esa razón los argumentos recurrentes proponen la estrategia de esperar el momento oportuno.

Influencia de la incertidumbre

La incertidumbre influye sobre las decisiones de los empresarios, se suma el recuerdo presente de la crisis de 2001 y la disconformidad general. La dificultad para prever resultados aumenta la comunicación entre directivos organizacionales que se reúnen para intercambiar ideas sobre medidas a implementar. En general la postura del “wait and see” (esperar y ver) congela las acciones o innovaciones y contribuye a la repercusión sobre el mercado laboral.

En este marco, las consultoras como CyM reciben permanentes consultas sobre la implementación de políticas y negociaciones tendientes a la conservación de los puestos de trabajo. Muchas empresas optan por esperar, en vez de cubrir las vacantes generadas por la rotación habitual de personal, así como otras cancelan directamente la renovación masiva de contratos.

Respecto de las expectativas para el nuevo año, el panorama resulta incierto para algunas posiciones. En estos tiempos se ha incrementado sensiblemente la afluencia de solicitudes de trabajo y la circulación de ex contratados que desean reinsertarse. Para finalizar, los titulares de CyM manifestaron que se continúa con la cobertura de posiciones críticas, mandos medios y altos, técnicos, e ingenieros, disminuyendo progresivamente la demanda en el sector operativo, hasta tanto se reanuden las actividades comerciales que requieran mayor ritmo de producción.

Comentá la nota