En 2008, el agro local tributó US$ 53 millones por retenciones

El valor emerge de las exportaciones de la agroindustria mendocina, realizadas en todo el año pasado.

El aporte por retenciones que hizo Mendoza al fisco nacional desde el sector agroindustrial en todo 2008, superó los US$ 53 millones.

Este número surge de los diferentes porcentajes asignados a cada producto el año pasado, como derecho de exportación, que varió, entre el 5% y el 10%.

Se trata de las polémicas retenciones que tanto han dado que hablar en los últimos tiempos y de las cuales, la producción mendocina nunca estuvo exenta, salvo en muy contados casos.

Constituyen también el reclamo recurrente de los sectores agroexportadores que, muchas veces y por diversos motivos, no encontraron eco en funcionarios y legisladores nacionales.

Según datos aportados por Promendoza, la provincia exportó desde el ámbito agroindustrial, más de US$ 1.000 millones, en productos como vinos y mostos, hortalizas y frutas frescas, conservas, frutas desecadas y aceites.

De ellos, los vinos fraccionados fueron los más vendidos al exterior, con casi US$ 477 millones (más de 183 millones de kilos netos) y con un aporte por retenciones de casi US$ 24 millones. Les siguió el mosto concentrado, con US$ 116,5 millones vendidos (105 millones de kilos) y cerca de US$ 6 millones tributados. En tanto que de vino a granel, se exportaron 170 millones de kilos que representaron US$ 82 millones, pagando US$ 4,1 millones.

Las retenciones vitivinícolas fueron el año pasado, al igual que el anterior, del 5%, porcentaje que, según la presidenta Cristina Kirchner, bajará al 2,5%, a partir del redireccionamiento hacia los planes de integración de productores primarios, pero que aún no se concreta (ver abajo).

El tercer puesto de este ranking exportador y tributario estuvo ocupado en 2008 por la principal hortaliza de Mendoza, el ajo fresco, que vendió al exterior US$ 109 millones (97 millones de kilos), con US$ 5,4 millones de impuestos.

En este caso el porcentaje retenido también fue del 5%, pero para 2009, a raíz de una decisión del Ejecutivo, decrecerá al 2,5%. Lo mismo ocurrirá con la ciruela desecada (con o sin carozo), la cebolla y las peras y manzanas orgánicas, que también bajarán al 2,5%.

Precisamente la ciruela desecada, en sus dos presentaciones, pagó derechos de exportación por US$ 2,7 millones.

En lo referido a los productos industrializados, el sector del durazno en conserva, uno de los que más reclama la finalización de este impuesto, tributó US$ 1,4 millones a partir de más de 25 millones de kilos exportados, que representaron US$ 28,5 millones.

El aceite de oliva, tal vez uno de los ámbitos más postergados en la provincia y al que los coletazos de la crisis más influyó, sufrió una retención superior a los US$ 500.000, al facturar al exterior más de US$ 13 millones.

En tanto, las frutas de pepita (peras y manzanas frescas) debieron pagar juntas casi US$ 3,4 millones.

El aporte mendocino por derechos de exportación, demuestra el compromiso del sector agroindustrial local, aunque muchas veces, productores y exportadores, no sepan adónde va ese dinero.

Comentá la nota