Más de 2000 camiones chaqueños paralizados por la crisis.

Más de 2000 camiones chaqueños paralizados por la crisis.
La Asociación de Transporte de Cargas de Resistencia prepara la propuesta de un paquete de medidas de apoyo al sector que presentará a las autoridades provinciales para superar la paralización de la actividad.
La propuesta del Chaco estará en línea con la que la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Carga y la Federación Argentina del Autotransporte de Cargas, plantearán medidas a nivel nacional.

La asistencia busca ayudar a superar una de las peores crisis de la actividad, particularmente afectada por el doble efecto de la sequía y de la crisis internacional y de consumo, que paralizan las cargas.

Mientras la estimación nacional de la paralización del transporte es del 50 %, este parámetro es ampliamente superado en el Chaco, según estimó ayer el gerente de la entidad local, César Encina.

“El panorama es muy complicado. Hoy, comenzando por la crisis mundial y terminando por la propia, hay que sumar la sequía y lo que trajo aparejado para el sector agropecuario, estimamos que supera ampliamente el 50 % la paralización en el transporte de cargas”, confirmó el declaraciones a FM Universidad, señalando que “hay más de 2000 camiones parado en el Chaco”.

Encina estimó que el transporte de cargas genera unos 4000 puestos de trabajo directos en la provincia además de otros miles indirectos, en gomerías, talleres mecánicos, casas de repuestos y lubricantes y concesionarios.

“Siempre decimos que nuestra actividad está ligada a todas las demás: si el campo no produce, si el fabricante no fabrica, si el comerciante no vende y si el consumidor no consume, nosotros no transportamos cargas de nadie” explicó.

Medias urgentes

“Necesitamos una política nacional que comience a poner en funcionamiento la economía nacional” señaló a la hora de enumerar los pedidos que se elevarán al gobierno, apuntando que la mayor preocupación del sector pasa por la situación del campo.

“Estimados que deben haber unas 10 a 12 mil toneladas de soja guardada que no se mueven”, estimó.

Uno de los principales pedidos del sector hoy es la eliminación nacional del pago de la patente de los camiones que se ocupan en el transporte de cargas.

“Nuestros camiones son una herramienta de trabajo. Nadie le pide a un médico que patente un estetoscopio o a un carpintero su torno” comparó Encina al respecto.

Otro elemento importante es la Reducción de la alícuota de Ingresos Brutos que el transporte paga en la provincia, que se pretende rebajar por lo menos a la par del 1,5 % que pagan las empresas en otras provincias.

“Estamos buscando soluciones dentro de nuestro propio sector para salir de la crisis y vamos a presentar una propuesta en ese sentido”, explicó el empresario, adelantando posibles contactos con el gobierno en la próxima semana.

“Estamos buscando soluciones dentro de nuestro propio sector insistió - para llevar el problema a las autoridades ya con algunas de las posibles soluciones que consideramos”.

Solución al campo

El transporte de cargas atravesó ya momentos críticos en 2008 cuando la huelga agraria y los cortes de rutas provocaron enfrentamientos entre productores y transportistas.

Ante una posible reiteración de ese conflicto este año, Encina confirmó la particular expectativa del transporte de cargas de que se encuentren soluciones.

“Es un tema que nos afecta. Necesitamos que el campo solucione sus conflictos con el gobierno para poder comenzar a trabajar. No nos metemos en las soluciones, pero estamos dispuestos y aportamos todo lo necesario para que el campo y el gobierno puedan llegar a una solución, de la que dependemos”, opinó.

“Nunca estuvimos de acuerdo con los cortes de rutas porque las rutas, son nuestro lugar de trabajo”, remarcó.

Aumentos salariales imposibles

El transporte de cargas se enfrenta a la obligación formal de iniciar Paritarias nacionales con el sindicato de la actividad, para definir condiciones de trabajo y salarios. Encinas sinceró ayer desde Resistencia que las empresas no están en condiciones de afrontar aumentos salariales mientras luchan por sostener su actual nivel de empleo.

“La Fadeac siempre ha instado al diálogo, pero creemos que en este momento es imposible hablar de aumentos de sueldos cuando hoy por hoy nos está costando de sobre manera pagar los sueldos que tenemos por la falta de trabajo y no queremos reducir el personal”, planteó.

Comentá la nota