Más de 1800 contratos caen sobre el final del año sin certezas de continuidad laboral

Se trata de casi la mitad de los puestos del sector en Río Grande. Licencias y suspensiones con salario garantizado, pagos en cuotas, vacaciones adelantadas, finalización de contratos antes de tiempo son determinaciones que comenzaron a aplicarse en los últimos meses en gran parte de las empresas como consecuencia de la crisis. La sanción de la Emergencia Laboral no trajo tranquilidad al sector. La situación en cada una de las firmas.
El terremoto económico-financiero mundial sacude con fuerza a la industria local, sobre todo a aquellas empresas metalúrgicas que trabajan produciendo para las grandes automotrices. Entre las fábricas de Río Grande, que dan empleo a 4 mil operarios, finalizarán más de 1870 contratos antes que termine este año y no hay certezas de su continuidad -como sucedía en años anteriores- luego de las vacaciones.

Licencias y suspensiones con salario garantizado, pagos en cuotas, vacaciones adelantadas, finalización de contratos antes de tiempo son determinaciones que comenzaron a aplicarse en los últimos meses en gran parte de las empresas metalúrgicas de la ciudad.

La situación hoy es todavía cambiante y se va modificando constantemente aún cuando existe un compromiso del sector empresario de no modificar las condiciones hasta por lo menos fines de diciembre de este año.

Sin embargo, en el medio aparece un proceso de finalización de contratos importante, que todos los años se da en esta época y luego de un período se reinicia la actividad, pero que en esta oportunidad se produce en el marco de una gran incertidumbre sobre qué es lo que sucederá.

Para el secretario General de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Oscar Martínez, todavía existe una situación poco clara de cuál será el futuro. «Entendemos que la posibilidad concreta es de una retracción por la caída de algunos convenios, de comercialización de productos u otras situaciones de disminución de demanda», dijo a El Sureño. Lo concreto es que nadie puede decir a ciencia cierta hasta dónde alcanzará y cuáles serán las medidas a tomar.

«No obstante -dijo- seguimos siendo optimistas a partir del trabajo que estamos realizando, sobre todo la convocatoria que en su momento nos hizo Industria de la provincia a través de los técnicos para discutir alternativas y recurrir incluso hasta reunirnos con la Secretaría de Industria de la Nación y elaborar un plan que puede encontrar algún tipo de medidas para garantizar los puestos de trabajo y la continuidad de las condiciones actuales respecto a los trabajadores metalúrgicos de la provincia».

Las alternativas que buscan tienen que ver con respuestas a la continuidad laboral. «Pretendemos la continuidad de los trabajadores, la estabilidad, las condiciones actuales y la posibilidad concreta de discutir salarios sin que se afecte la normalidad de las paritarias que se vienen desarrollando todos los años», sumó el referente.

La Ley de Emergencia Laboral sancionada semanas atrás tampoco parece traer tranquilidad al sector metalúrgico a pesar de haber sido una medida reclamada también por ellos. «A esta altura de la situación no brinda respuesta en todo al reclamo de los trabajadores. Nosotros vamos en busca de lograr que medidas que aplique el Gobierno nacional desde el Ministerio de Trabajo o la Secretaría de Industria puedan resolver la estabilidad y las condiciones y de derechos de los trabajadores», indicó Martínez.

La realidad de los trabajadores

Las empresas que han manifestado una situación más compleja son aquellas que producen autopartes, ya que fabrican para las grandes automotrices mundiales. La caída de algunos contratos por baja en las ventas de sus productos ha generado una disminución en el pedido de los insumos que se proveen a partir de las empresas radicadas en Tierra del Fuego.

Para el Secretario de la UOM, los empresarios se han apresurado a tomar determinaciones sobre los trabajadores y también al «pretender algunas mejoras de parte del Gobierno o algunos beneficios por lo que siempre queda la situación de los trabajadores un poco diluida».

En Río Grande son aproximadamente 1870 los contratos que tienen vencimiento y como consecuencia de ello todavía no hay una garantía de reinicio de actividades con posterioridad a las vacaciones como sucedía en años anteriores. (Ver aparte: La situación empresa por empresa).

«Hemos logrado modificar en cierta medida la actitud de una empresa (Mirgor) que había notificado las vacaciones a partir del primero de diciembre y finalmente accedió a que aquellos que así lo consideraran necesario pudieran gozar de sus vacaciones a partir del 15 de diciembre», explicó.

También se han producido licenciamientos con el 100% de los salarios como en el caso de FAMAR, que aplicó esta determinación con más de 150 operarios para los meses de noviembre y diciembre. «Es una facultad que a nosotros nos preocupa y no nos gusta, que tiene la empresa de afectar beneficios en las condiciones del trabajador», señaló el sindicalista.

También es el caso de Brighstar aunque las licencias son esporádicas basadas en la falta de materia prima para producir y sin pérdida alguna de salario.

Otras firmas comenzaron a abonar los salarios a sus empleados en cuotas. En Audivic desde el mes de junio en dos cuotas. En Foxman desde octubre de 2008 y hasta febrero de 2009 se paga en dos cuotas. Y la misma situación se da en Athuel y Leanval desde octubre y sin fecha de finalización de la medida.

En Visteon a partir del 28 de noviembre comenzaron con un cese de actividades los días viernes y lunes y hasta el 12 de diciembre. Para los trabajadores de la empresa se abona el 92% del salario más una suma fija de 25 pesos por día de licencia.

Entre los propios trabajadores hay intranquilidad por su futuro laboral. «Lo que tienen es la plena seguridad de que el trabajo que venimos desarrollando, el compromiso que existe desde hace muchísimo tiempo y sobretodo la unidad desarrollada y construida por la organización pueden afrontar esta situación tratando de conseguir los mejores resultados. Nos apoyamos todos, los compañeros son conscientes en cada una de las empresas del rol que tiene esta organización sindical y entendemos que podemos aportar a encontrar de alguna manera la mejor solución para una situación que todavía no se puede determinar cuán compleja es», apuntó.

La situación empresa por empresa

BGH: La firma posee 405 contratos por tiempo indeterminado, de los cuales 365 finalizan el 26 de diciembre de 2008 y otros 40 el 31 de enero de 2009. Sin licencias ni suspensiones. Las vacaciones comienzan de manera normal a partir del 5 de enero.

Visteon: Contaba con 8 contratos a plazo fijo, que fueron finalizados antes de la fecha pactada y se abonó el 100% de los días hasta la fecha de finalización de cada contrato. Desde el 28 de noviembre y hasta el 12 de diciembre comenzó un cese de actividades los lunes y viernes con el 92 % del salario más una suma fija de $25 por día de licencia a los trabajadores.

Famar: Caen contratos a un promedio de 15 por mes desde hace tres meses sin renovaciones. En diciembre son 17. En enero y febrero no habrá finalizaciones de contratos pero si a partir de marzo de 2009. Desde noviembre más de 150 trabajadores fueron licenciados al 100 % sin pérdida de ningún derecho.

Radio Victoria Fueguina: Posee 214 contratos por tiempo indeterminado, de los cuales 210 vencieron el 28 de noviembre.

Interclima: Cuenta con 543 contratos a plazo fijo, de los cuales 70 finalizan el 19 de diciembre, 330 el 31 de diciembre y 143 el 19 de febrero de 2009.

Mirgor: Las vacaciones fueron anunciadas para todo el personal a partir del primero de diciembre, y luego de reuniones entre la empresa y el sindicato metalúrgico se modificó la fecha para el día 15 de este mes. Posee 167 contratos a plazo fijo con vencimientos en varias fechas y a medida que finalicen no se producirán renovaciones.

Electrofueguina: Tiene 220 contratos por tiempo determinado, de los cuales 110 vencieron el pasado 28 de noviembre y 110 en diciembre de 2008.

FAPESA: Con 65 contratos por tiempo determinado, de los cuales 64 finalizaron el 28 de noviembre y uno que finaliza el 12 de diciembre de este año.

Brighstar: La firma no cuenta con contratos a plazo fijo. Realiza suspensiones esporádicas basadas en falta de materia prima para producir, todas sin pérdida de salario.

Audivic: Cuenta con 200 contratos por tiempo determinado, 60 finalizan el 12 de diciembre de 2008 y los restantes el 31 de diciembre. Esta empresa desde junio de este año abona los salarios en cuotas.

Foxman: No tiene contratos a plazo fijo ni ha aplicado suspensiones. Pero desde octubre de este año y hasta febrero de 2009 inclusive la empresa paga los salarios en dos cuotas.

Athuel y Leanval: Poseen 14 contratos por tiempo determinado que finalizaron el 28 de noviembre pasado. No aplicó licencias ni suspensiones, aunque desde octubre de 2008 esta firma también abona los salarios en dos cuotas.

Comentá la nota