160.000: pasión de multitudes

160.000: pasión de multitudes
En los últimos tres fines de semana, el Turismo Carretera, el TC 2000 y el TRV6 reunieron a una increíble cantidad de fanáticos; pese al gran poder de convocatoria del automovilismo argentino, la dirigencia pugna entre sí
Se sabe que el automovilismo arrastra una pasión que se empuja de generación en generación. No se encuentra analogía en el mundo que iguale ese raro sentimiento por los fierros como en la Argentina. Y si bien las épocas cambiaron, y los usos y costumbres también, esa tradición por el vértigo se mantiene, pese a la diversidad de ofertas que se encuentran no sólo en el plano deportivo, sino también en el entretenimiento general. En los últimos tres fines de semana, las categorías nacionales convocaron a más de 160.000 personas.

El 20 de septiembre, en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires, el Top Race V6 vivió la fecha más importante de su historia. Jamás la categoría que apela al espectáculo como punta de lanza logró convocar más de 55.000 personas, según afirmó su dirigencia. De hecho, el escenario porteño se colmó de público, juntando quizá más gente que en todo el resto de la temporada.

Con una estrategia utilizada por otras categorías, como es la oferta de entradas gratuitas, el TRV6 tuvo el gran mérito de llenar el Coliseo porteño. Para muchos, gran parte de esos espectadores fueron atraídos por la carrera de camiones. Si fue así, otro mérito para la dirigencia nacional. De lo contrario, es un progreso manifiesto por la categoría en sí.

El fin de semana pasado, el Turismo Competición 2000 desarrolló una fecha doble en el circuito callejero de Santa Fe. Ese particular escenario, en el que el público no suele encontrar carreras divertidas producto de la falta de sobrepasos, cuenta con otras atracciones, como permanecer a escasos metros de los autos, que rugen de manera especial por la acústica que se genera en la pista "entubada" por los muros. Pero además, la gran novedad fue la carrera nocturna, efectuada el sábado, seguida por unas 50.000 personas bajo las luces artificiales similares a las que utilizó la Fórmula 1 en Singapur. Al día siguiente, el domingo al mediodía, hubo más de 40.000 simpatizantes. El TC 2000 apeló a su fórmula: promociones de entradas a través de empresas, también entregas sin cargo en algunos casos, y las invitaciones en los sectores Vip.

En el medio de las fechas de las mencionadas categorías, corrió el siempre vigente Turismo Carretera en Buenos Aires. Si bien es la categoría que genuinamente convoca a la mayor cantidad de hinchas en cada presentación, ese domingo unas 20.000 personas soportaron el intenso frío (con una sensación térmica de 3 grados) y por momentos chaparrones que se transformaban en diluvio. Justamente bajo esas condiciones climáticas, quizá sean mucho más valorables los 20.000 simpatizantes que las multitudes reunidas por las demás categorías, ya que esa gente pagó una entrada general de 80 pesos para mirar una fecha pese a las incomodidades que establece un escenario. Pese a la fidelidad del público y el seguimiento de los fanáticos, que ubican al automovilismo en el segundo lugar más popular del deporte argentino, detrás del fútbol, claro, los dirigentes de las diversas categorías nacionales no se ponen de acuerdo y mantienen enfrentamientos permanentes.

Por un lado, Alejandro Urtubey, presidente del Top Race V6, amenaza con desvincularse de la transmisión televisiva de la productora Carburando, que emite las carreras para Capital Federal y Gran Buenos Aires por el Canal 13, en la señal abierta, y por TyC Sports para el resto del país. Así como lo hizo el fútbol, algunos estiman que la categoría comandada por el empresario salteño pasaría a Canal 7 y se cree que se producirá una rivalidad con las demás categorías, con la consecuente posibilidad de superponerse los calendarios.

A Pablo Peón, presidente del TC 2000, algunos lo cuestionan por pertenecer a la categoría que fue punta de lanza en el salto económico que realizó el Grupo Clarín hacia el automovilismo, que también sedujo a Oscar Aventin, titular de la Asociación Corredores de Turismo Carretera (ACTC) para que gestione el ala comercial de la popular categoría.

Por otro lado, mientras todas las disciplinas son cobijadas por la misma productora televisiva (con la obligación de armar calendarios que encastren entre sí) las amenazas y las negociaciones son permanentes, escuchando de un lado y otro amenazas y opiniones que, en lugar de construir, sólo ponen trabas.

Quizás, en la dirigencia, muchas veces, se trasluce el gran déficit que posee la Argentina a nivel político. Muchas veces se le da la espalda al requerimiento del público y se encierran en controversias y polémicas que, en la mayoría de las ocasiones, sólo conduce al enfrentamiento. Esas 160.000 personas, en distintos escenarios, quizá tengan mucho para decir. Sólo falta quien las escuche.

* Una expectativa que se repite en Paraná

La pasión por los fierros, tiene espectáculo en continaudo. Este fin de semana, la escala será Paraná. Anteayer, dos kilómetros de cola de trailers y de casas rodantes esperaban que se abrieran las puertas del circuito entrerriano para presenciar la 12ª fecha de la temporada.

Comentá la nota