15.000 corredores: Buenos Aires fue parte de una carrera global

Fue otra edición de la Nike de 10 kilómetros, que salió de Puerto Madero y recorrió el Centro. Se hizo en el mismo día en 30 ciudades y en total hubo un millón de personas.
Un millón de personas corrió ayer un total de más de 750.000 kilómetros en una carrera global que se hizo en 30 ciudades de todo el mundo: la Nike+The Human Race 10K. Con 15.000 participantes, la carrera en Buenos Aires fue una de las más multitudinarias: los más rápidos recorrieron los 10 kilómetros en menos de media hora.

Todos con remeras rojas, los corredores fueron llegando y tiñendo de color a Puerto Madero. Como Marcela Musiami, de 42 años, que confesó: "Hace tres meses que corro y es la primera vez que voy a participar en una competencia. Lo máximo hasta ahora fueron 2,5 kilómetros. Me anoté porque es un desafío personal y también para ver si estoy saludable".

Sergio Antelo, de 43, llegó con su familia desde San Pedro. "Corro desde hace dos años y ya competí en el medio maratón de Rosario -contó-. Pero nunca había vivido una sensación de tanta adrenalina como la de hoy, porque es impresionante la cantidad de gente". "Le tengo confianza, entrenó mucho", confió su esposa, Analía. También estaban sus hijas Anael y Floriana.

Poco antes de las 16, la hora de la largada, detrás del punto de partida había más de tres cuadras de corredores en una gran columna lista para correr. Entre todos y a los gritos hicieron la cuenta regresiva de los últimos diez segundos. Y largaron. Viejos y jóvenes, hombres y mujeres, deportistas y osados, todos igualados por las ganas de completar el recorrido. Por los altoparlantes atronaba un disco de Madonna remixando a Abba.

Para diferenciarse, un grupo usó sombreros y disfraces salidos de un carnaval carioca: galeras rojas y doradas, alguna peluca rubia. Otro corredor, más politizado, en vez de la remera oficial fue con una blanca, con la leyenda "No a las papeleras". Cerrando la columna, pasaron algunos corredores empujando los cochecitos de sus bebés.

En minutos, la multitud estaba contagiándole su rojo intenso a las calles porteñas. Después de poco más de tres kilómetros llegaron a la Plaza de Mayo y pasaron frente al Cabildo. Tras girar en el Obelisco, los corredores estaban en la mitad del recorrido: Corrientes y Florida. Así, volvieron a Puerto Madero, avanzaron por la Avenida de los Italianos y luego al punto de partida, sobre Juana Manso. Los primeros en llegar fueron los corredores de elite. El ganador fue Daniel Castro, con un tiempo de 29 minutos y 42 segundos. Y la ganadora, Rosa Godoy, que llegó en 33 minutos y 8 segundos. En la categoría de corredores en sillas de ruedas ganaron Alejandro Maldonado y Claudia González.

Detrás de todos ellos, fueron apareciendo los aficionados, a quienes el recorrido les tomó poco más de una hora. Analía, la esposa del corredor de San Pedro, tenía razón en tenerle confianza: Antelo fue uno de los primeros de los no profesionales. Otros que hicieron un buen tiempo fueron Matías, Ignacio, Agustín y Martín, todos de 16 años y compañeros de la escuela Manuel Belgrano. "Llegamos tranquilos y eso que a Matías le dolía la rodilla", cancherearon.

A los que iban cruzando la llegada, como recompensa los esperaba un puesto de hidratación y un recital de Miranda! Los ganadores recibieron un bolso con productos de la marca que organizó la carrera, pero no hubo premios en metálico, más allá de una medalla recordatoria y saber que por cada inscripción le estaban haciendo una donación a UNICEF. Para casi todos el mayor premio fue completar los 10 km y divertirse, en una carrera global que ya es un clásico de la Ciudad.

Comentá la nota