Más de 1.300 inscriptos para cubrir 80 vacantes

El jefe del SPB atribuyó la excesiva oferta laboral a "la crisis y a la necesidad de trabajo". Los aspirantes a guardiacárcel son 753 mujeres y 557 varones. Comenzó el proceso de selección
Una convocatoria oficial para cubrir 80 cargos vacantes de guardiacárcel en las unidades 2º, 27º y 38º del Penal de Sierra Chica deparó una gran sorpresa para las autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). Se postularon más de 1.300 personas, lo que obligó a un riguroso proceso de selección que arrancó ayer mismo.

Pero eso no es todo: del total de puestos vacantes, sólo una decena era para personal femenino y entre las personas que se presentaron para conseguir el empleo 753 son mujeres, superando holgadamente a los 557 varones que ahora pugnan por ingresar al SPB.

El viernes pasado culminaron las inscripciones que se realizaron en la Unidad 2 durante cuatro días. Cada jornada tuvo como protagonistas largas colas que superaron las expectativas de los propios directivos del Servicio Penitenciario.

Trascendió que ahora los aspirantes deberán atravesar una serie de pasos antes de la selección final. El jefe de la institución, Fernando Díaz, destacó al respecto, en diálogo con Hoy, que "la convocatoria en todos lados ha superado en diez veces la cantidad de personas que finalmente van a ingresar", y atribuyó dicho fenómeno a "una diversidad de factores, pero la realidad económica es la de mayor peso".

En la zona de Sierra Chica (a un paso de Olavarría) muchos ingresantes tienen trabajo hasta en las fuerzas armadas y de todas maneras intentan ingresar al Servicio Penitenciario Bonaerense.

La masiva inscripción de aspirantes a ingresar en el Sistema Penitenciario Bonaerense es la contracara de lo que sucede con las policías de la Provincia, ya que el ministerio de Seguridad tiene cada vez mayores dificultades para encontrar interesados en capacitarse para garantizar la seguridad pública.

Este último fenómeno suele atribuirse a la gran cantidad de efectivos asesinados en los últimos tiempos, como también a las malas condiciones laborales, salariales y de equipamiento (además de la escasa capacitación postegreso) de la mayor parte de los policías de la Provincia.

Si bien el trabajo penitenciario no ofrece mejores condiciones, al menos no obliga a arriesgar la vida en cada jornada al enfrentarse con malvivientes en las calles. Ello llevó a 753 mujeres y 557 varones a inscribirse como guardiacárceles para ocupar apenas 80 cargos vacantes.

El trámite

Ahora, estos aspirantes deberán atravesar la siguiente fase que consiste en un curso de preselección que comenzó ayer y se extenderá a lo largo de diez días hábiles, en la escuela Santa Teresa de Colonia Hinojo.

El mismo tendrá por finalidad la explicación de los conocimientos mínimos, sobre instrucción cívica, ejecución penal y seguridad penitenciaria, indispensables para llevar a cabo la tarea por la cual se concursa.

La evaluación de las pruebas estará a cargo de la dirección de Instituto de Formación y Carrera Penitenciaria del Servicio Penitenciario Bonaerense, en colaboración y bajo la supervisión de los profesionales que designe el Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (Ilanud), en el marco del acuerdo aprobado por el decreto nº 522/07.

También se realizará a los postulantes una entrevista psicológica laboral a cargo de profesionales del Servicio Penitenciario y la dirección general de Salud penitenciaria.

El resultado se catalogará como apto o no para la tarea a desempeñar. El examen del curso de preselección se llevará a cabo a la semana siguiente de su finalización, según se informó ayer oficialmente.

Comentá la nota