11.500 niños del Chaco están expuestos a la explotación laboral y prostitución

Hoy es el Día Mundial por la Lucha Contra el Trabajo Infantil, y es oportuno recurrir a la estadística que nos muestra cómo es la realidad en el Chaco.
La Comisión Provincial Erradicación Trabajo Infantil (Copreti) logró corroborar, desde septiembre 2008 a junio 2009, que al menos unos 11.500 chicos, cuyas edades promedian de 5 a 16 años, están en una situación de riesgo o vulnerabilidad social, de acuerdo a datos reunidos por la comisión dependiente de la Subsecretaría de Trabajo.

En estos nueve meses de existencia de la Copreti, que coordina la inspectora en Trabajo Nélida Beatriz Maldonado, se ha comprobado la existencia de 11.500 chicos que son sometidos --o bien potenciales objetos de explotación laboral-- desde trabajos frecuentes y o comunes hasta los más aberrantes como la prostitución.

Al reponer en el sistema, el funcionamiento de la Copreti, luego de tantos años de dormir en cajones varios y relevantes proyectos de contención para la erradicación del trabajo infantil, el subsecretario de Trabajo Enrique Paredes se sinceró durante aquella presentación: "No tenemos cifras oficiales, porque hace tiempo que no se hace nada por nuestros niños, pero pongámonos a trabajar porque la situación en el Chaco es alarmante", había advertido el funcionario. Y no se equivocó, a los hechos debemos remitirnos ya que los operadores de calle, trabajaron durante este periodo para poder llegar a cada rincón del Chaco y comprobar el verdadero escenario.

Forzados al trabajo

Son niños, niñas, adolescentes que van desde los 5 a los 16 años, que son sometidos a trabajos forzados, sin límites de horarios y, muchos menos, no saben lo que es una obra social o aporte previsionales y jubilatorios.

Desde entonces el Estado chaqueño busca encontrar una solución al acuciante mapa social que no deja margen a titubeos o acciones burocráticas.

Son 11.500 menores de edad, considerados por sus padres, familiares o tutores como "sustentos "o "ayudas" para garantizar el pan de cada día.

Pero es mucho más serio, aquellas madres que ofrecen a sus hijas como objeto sexual en los lugares públicos de la ciudad.

Rubros más frecuentes

Según datos de la Copreti, los sectores de ladrillería, carbonería, ventas callejeras y mendicidad encabezan la lista negra del trabajo infantil en esta parte del país. Un triste lugar ocupa la explotación sexual.

Colonia Elisa, La Eduvigis y Coronel Du Graty son algunas de las localidades que conviven con este flagelo. En Resistencia, son las plazas 25 de Mayo y España las que evidencian grandes falencias irresueltas.

Un sistema de becas

Mediante un convenio firmado por los ministerios de Educación y Trabajo, se busca cubrir a esas 11.500 personas con becas de $ 900 (con pagos en tres etapas), una parte al comienzo de clases, otra a mediado de año y la última parte se bonifica al concluir las clases.

La Copreti pretende inculcar en los padres la obligación que tienen en enviar a sus hijos a clases, pero no es sencillo. Las carencias en los hogares hacen una lógica excusa de los progenitores para que sus niños trabajen, sin importarles si es correcto para el desarrollo psicofísico. Aún es más repudiable encaminarlos hacia la prostitución, tema que está en manos de Minoridad y Familia.

Capacitación y "derecho de ser niños"

Desde el gobierno provincial se dispone los seguros de capacitación que administra la Gerencia de Empleo. El objetivo es que los padres acudan a una formación --oficio, que le de una salida laboral-- y así cumplir con "el sustento de hogar". Padre que accede a esta propuesta percibe $ 225 por mes hasta que logre insertarse en el mercado laboral. Para eso los operadores de la Copreti realizan un seguimiento para que los chicos acudan a las aulas y los padres no los obliguen a trabajar.

Cuando esto se cumple y trabajan, dejan de percibir los $ 225 y se da paso a otros de la lista.

"No le quitemos el derecho de ser niños", cita la invitación de la Copreti a una serie de actividades previstas para este 12 de junio, con motivo de recordarse el Día Mundial por la Lucha Contra el Trabajo Infantil. Es momento de pensar en nuestra futura generación.

Comentá la nota