Más de 1.100 familias entraron en emergencia habitacional este año

La falta de viviendas se agravó en los últimos 12 meses. En el área de Hábitat recibieron hasta un planteo de desalojo por día. Además, cada 24 horas receptan el pedido de ayuda de 20 familias

La crisis por falta de viviendas se agudizó este año en el que el área de Habitat debió asistir a 1130 familias por casos de emergencia habitacional. Del total, 652 recibieron materiales de construcción como paliativo para enfrentar la falta de un hogar o el padecimiento de convivir en condiciones de hacinamiento.

Según surge del informe anual del organismo, hubo 117 casas que fueron ampliadas y techadas. Se trata de vecinos que contaban con un terreno propio ó podían acceder a parte de una parcela donde residen sus padres y necesitaban edificar algunas habitaciones para todo el grupo familiar.

El crecimiento demográfico y la falta de políticas de construcción de casas de mediano y largo plazo promueven un incremento en el déficit que pone en riesgo el acceso a un hogar digno de miles de riocuartenses.

Desde el Colegio de Arquitectos estiman que hay una necesidad de viviendas que alcanza las 8 mil unidades, lo que implica un crecimiento en la demanda de medio millar por año.

El subsecretario Gonzalo Parodi informó que el municipio logró un mejoramiento de 70 casas en el barrio Obrero, lo que implica un beneficio para 245 personas. Se trata de la construcción de baños, conexiones de agua corriente, cloacas, refacciones, limpieza de terrenos, control de plagas y campañas de prevención.

En Oncativo, 96 familias obtuvieron el acceso al agua potable, las conexiones de luz y materiales para refacciones. En Cola de Pato, otras 109 viviendas fueron conectadas a la red eléctrica, hubo entrega de materiales y se realizaron otras mejoras

Las obras y refacciones actúan como un recurso de alivio en medio de la profundización de la problemática pero es solo un atenuante.

"Hay acciones de mejoramiento del hábitat que pueden practicarse aunque en algunos casos se actúa ante el reclamo de un inminente desalojo. Tratamos de reubicar a los afectados en un lugar transitorio y luego sumarlos a un microemprendimiento para que mejoren sus ingresos y puedan pagar algún alquiler", explicó Parodi.

Añadió que durante un plazo de entre 4 y 6 meses el estado subsidia una parte del costo de la locación y el resto debe ser aportado por el vecino.

"Cada asistencia se evalúa según la situación de familia", explicó el funcionario".

Gonzalo Parodi admitió que se observó un crecimiento en la demanda durante el 2009 en comparación con igual período del año pasado, y que el alza alcanzó el 20 por ciento.

Resaltó que el incremento se comenzó a advertir a partir de marzo y tuvo en los meses de julio y agosto los picos más alto. En lugar de adquirir una merma en los pedidos de ayuda, la demanda se mantuvo de manera sostenida.

"Este año tuvimos hasta 5 pedidos por semana debido a los desalojos, lo que implica una media de un reclamo por día. Además, cada jornada 20 familias fueron atendidas en nuestras oficinas de Hábitat Social por diferentes problemáticas", resaltó.

Un freno

La recaída económica que sufrió el sector de la construcción a partir de un menor flujo de fondos destinados desde el agro –principal inversor en los últimos años en la compra de inmuebles- no generó la baja de los alquileres pero - al menos - impuso un cepo a los aumentos.

"Ante la falta de viviendas ayudó que se haya frenado la suba de alquileres porque los precios venían asfixiando los salarios de los trabajadores. Hace dos ó tres años atrás con 150 pesos se costeaban el 50 por ciento de casa humildes pero ese aporte resulta hoy ínfimo cuando se plantea un subsidio de alquiler", sostuvo Parodi. Añadió que con los 300 pesos, que en promedio ofrece el municipio, "a veces no se llega a pagar la mitad" de la locación de una casa.

"Incluso en los barrios más alejados del centro el alquiler de una vivienda va de 800 a mil pesos. Para las familias numerosas se complica conseguir un alquiler barato y esto genera desalojos incluso en hogares de clase media", precisó.

Comentá la nota