10.000 pagarán más.

Ante reclamos de la CGT, el Gobierno dispuso un aumento en los aportes que los monotributistas pagan por obras sociales y aportes jubilatorios, aunque todavía no modificó el monto de quienes sólo abonan el impuesto. A través de una resolución de la AFIP, publicada el viernes en el Boletín Oficial, la contribución para la atención de la salud se elevó de 37 a 46,75 pesos en el caso de afiliados titulares. Si se tiene a integrantes de su familia adheridos al plan de salud, la cuota extra subirá de 31 a 39 por cada uno.
Los nuevos importes tienen vigencia desde el mes en curso e incluyen el aporte correspondiente al Fondo Solidario de Redistribución. Además, se incrementó de 91,50 a 114,50 pesos el aporte del PAMI a las prestadoras sindicales que atienden la salud de unos 400 mil jubilados. Según cálculos extraoficiales, ambos aumentos implican una mejora de 25 millones de pesos en los ingresos mensuales de las obras sociales. Para el período Diciembre de 2008, se considerará cumplido el pago de la mensualidad si se efectivizó antes del 24 de ese mes, no debiendo ingresar diferencias, además, se prorrogaron hasta el 16 de febrero los vencimientos correspondientes a febrero y el del servicio doméstico.

Datos pampeanos.

Según el Presupuesto, Nación reintegrará a La Pampa en 2009 apenas 8,31 millones de lo que la AFIP recaudó por aquel gravamen, es decir, 16,86 millones, de los cuales 10,68 correspondieron a Santa Rosa y 6,18 a General Pico. En 2007 el Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes había recaudado apenas 13,4, o sea que tuvo un crecimiento del 25,8 por ciento (3,48 millones más).

Con respecto al Monotributo, aquella gabela apenas representa el 1,79% de todos los impuestos nacionales que se recogen en La Pampa. En Santa Rosa, con un total de 6.340 contribuyentes, se recaudaron 10.680.235 pesos y en Pico, donde los inscriptos son 3.695, se llegó a 6.187.520.

El Monotributo permite a todos los pequeños contribuyentes que no excedan ciertos parámetros de facturación, energía eléctrica consumida o superficie afectada al negocio, adherirse a esta medida, la cual fue criticada dado que la inflación afecta a la facturación; es decir, provoca que los monotributistas se pasen a categorías más altas a medida que aumenta su facturación. Esas categorías implican mayores aportes. Una solución, en análisis aún, es agregar categorías más altas para evitar que los pequeños se pasen al régimen general por la inflación o que se incentive la facturación en negro.

El límite para poder ingresar es de 72 mil pesos anuales para prestadores de servicios y de 144 mil para otras actividades. Aquellos montos no se actualizan hace 10 años.

¿Cómo serán los cambios?

El Gobierno Nacional determinó, por Resolución 2385 de la AFIP, que las cotizaciones con destino al Sistema Nacional del Seguro de Salud serán de 46,75 pesos y de 39 para el servicio doméstico. En monotributistas, aumenta en promedio un 27% en los aportes que pagan a las obras sociales, aunque todavía no modificó el monto de quienes sólo abonan el impuesto. Si al mismo tiempo el contribuyente tiene a integrantes de su familia adheridos al plan de salud, la cuota extra subirá de 31 a 39 pesos por cada uno.

Según la AFIP, el esquema actual fija límites anuales de facturación de 72 mil pesos para los profesionales y de 144 mil para otras actividades, como el comercio. Superados aquellos montos, el contribuyente ya no puede permanecer como monotributista y debe cambiar su situación ante el fisco. Al llevar esos límites a 200 mil, se cumpliría con parte de las expectativas de los profesionales, que reclaman la modificación desde hace varios años debido a que el tope nunca cambió desde su creación, en 1998.

Otro cambio que se viene, como pedían los consejos profesionales de ciencias económicas, es la igualación del límite entre los profesionales y el resto de los rubros. La nueva categoría más baja será para quienes facturan hasta 35.000 pesos; la segunda hasta 75.000; la tercera, hasta 110.000; la cuarta, hasta 155.000 y la última, hasta los 200.000. La cuota mensual más baja pasa de 33 a 50 pesos, según el texto preliminar presentado, aunque arrancaría en 80 y 90 para los profesionales (sólo para el tramo impositivo), mientras que la escala más alta pegaría un brutal salto de 505 a unos 1.600 pesos.

Además, se incrementaría el aporte previsional, de $ 35 para todas las categorías, pese a que ambos reciben al retirarse la misma jubilación.

Comentá la nota