Las 1.000 casas dependen del presupuesto: será difícil hacerlas con los valores licitados.

Las 1.000 casas dependen del presupuesto: será difícil hacerlas con los valores licitados.
En Nación, a la funcionaria le dijeron que el plan depende del dinero que tenga el Estado. Eso se decide en la discusión presupuestaria, después del 15 de agosto. Más dudas: las últimas licitaciones pueden caerse de nuevo, porque sus valores quedarán atrasados.
Luego de la reunión del intendente José Eseverri con los canteristas que se presentaron a la licitación para la construcción de 258 viviendas, las novedades llegaron. Mejor dicho, la falta de novedades se aclaró: tras un viaje de la secretaria de Obras Públicas, Margarita Arregui, al Ministerio de Planeamiento y Obras Públicas de la Nación todo quedó supeditado a lo que pase después del 15 de agosto, una fecha muy lejana donde empezará a rediscutirse el presupuesto nacional.

La novedad implica casi un mazazo para el proyecto de las 1.000 casas del megaplán de obra pública en Olavarría: la discusión presupuestaria que empezará "después del 15 de agosto" incluirá temas como las retenciones y el IVA. Y si se extiende, terminará en una fecha muy alejada del 30 de abril, la fecha en que se licitaron las primeras 388 casas.

A pesar de que la recesión mantiene los precios de materiales achatados, es casi una ilusión pensar que si los fondos se destraban en octubre las casas se puedan hacer con los valores de abril.

Incluso la segunda tanda de emergencia –las 258 que ganaron los canteristas de Piamar SA y de Bugliome Martinese SA- fueron licitadas a fines de junio. Para setiembre habrán pasado más de dos meses.

Voceros del Gobierno local indicaron que en el Ministerio de Planificación le explicaron a Arregui que para saber si las viviendas se hacen o no "hay que esperar la asignación presupuestaria, que se resolverá después del 15 de agosto".

Esa discusión incluye temas como "el IVA, al coparticipación y los fondos a las provincias, con las dificultades que está planteando la oposición".

Es decir, oficialmente, el megaplán ha quedado atado a los dineros de los que disponga el Estado de aquí en más, en un escenario muy diferente al de los anuncios que precedieron al Plan de Obras para Todos los Argentinos.

Comentá la nota